Fuera de Series Fuera de Series

Entrevistas

A Bob Odenkirk no le gusta Saul Goodman

El protagonista de ‘Better call Saul’ nos habla sobre la tercera temporada

Foto: Movistar+

Hasta que llegó Breaking Bad, Bob Odenkirk era más conocido en Estados Unidos como guionista y actor de comedia. Alcanzó gran notoriedad con el programa de sketches Mr. Show, co-creado con David Cross, así que, cuando empezó a interpretar al manipulador abogado Saul Goodman, el personaje tenía unos tintes cómicos que lo convirtieron en uno de los favoritos de los fans.

Sin embargo, todo el que entraba en la órbita de Walter White acababa tocado por la tragedia, y Goodman no fue una excepción. Cuando AMC y los guionistas Vince Gilligan y Peter Gould decidieron crear un spin-off a su alrededor, mantuvieron el lado más dramático y de tensión, con toques de humor negro, y optaron por contar quién era Saul antes de ser Saul. O lo que es lo mismo, cómo un tipo encantador, pero con tendencia a timar a la gente, como Jimmy McGill acababa transformado en el abogado de los grandes criminales de Albuquerque.

En su tercera temporada, que se acaba de estrenar en AMC y Movistar+, Better call Saul va acercándose cada vez más a Breaking Bad, va llevando a Jimmy cada vez más cerca de Saul Goodman, y ese viaje ha centrado la charla que Fuera de Series, acompañado de otros medios, tuvo con Bob Odenkirk durante la visita que él y Rhea Seehorn (Kim Wexler) hicieron a Madrid para promocionar la serie.

Odenkirk había estado dos semanas ya en España, recorriendo el Camino de Santiago por la Vía de la Plata, antes de acometer las sesiones de entrevistas y encuentros con los fans, y tenía bastantes cosas que decir sobre la evolución de su personaje en estas tres temporadas de Better call Saul. “Todo el mundo está esperando ver a Saul Goodman” en los nuevos episodios, apunta Odenkirk, pero él no tiene prisa en que eso suceda: “Me gusta Jimmy McGill y no me gusta demasiado Saul Goodman. Por desgracia, voy a perder esa pelea porque se está convirtiendo más y más en Saul Goodman, y en aspectos muy importantes”.

“Nos estamos acercando mucho a su conversión en Saul Goodman, y de alguna manera lo necesitamos porque creo, y en esto estoy de acuerdo con los creadores de la serie, que después de que sea Saul hay aún mucho más que contar. Tenemos que contar sus interacciones con Gus Fring, quién es Nacho para él, quién es Lalo… Necesitamos conocer esa historia. Hay mucho que contar una vez que se convierta en Saul, así que debemos empezar a hacerlo. Nos movemos hacia allí en la tercera temporada, pero creo que entraremos de lleno en la cuarta”.

Odenkirk explica por qué no tiene demasiado aprecio por Saul señalando que “Jimmy es alguien que se preocupa por otras personas. Hace algunas cosas malas a personas con las que está enfadado o se deja llevar por sus estafas y hace daño a la gente, pero sin querer. Saul es un mercenario en su visión del mundo. Hace la decisión consciente de aprovecharse de todo y de todo el mundo todo lo que pueda. Hay gente así, que ve el mundo como un juego, sin que importe quién sale herido, y no me gusta esa gente”.

Sin embargo, desde el principio de la serie, ésta ya se concibió como una precuela de Breaking Bad; iba a contar cómo era Saul Goodman antes de conocer no sólo a Walter, sino a Gus Fring y compañía. Y la idea de que Jimmy McGill acabe así es, en palabras de su intérprete, una tragedia. Incluso está de acuerdo con algunos fans que no quieren seguir con Better call Saul para no ver esa transformación, pero va un poco más allá:

“La historia no se tiene por qué acabar cuando se vuelve Saul Goodman. Creo que hay historias divertidas y emocionantes que contar con ese personaje, y también hay potencial de historias que contar después de ‘Breaking Bad’, con Gene. Está escondiéndose, pero quizás pueda dejar de hacerlo. Walter White está muerto, así que podría reaparecer, y sería interesante ver cómo se convierte en otra versión de sí mismo, quizás con algo de sabiduría de todas estas experiencias”.

Una de las razones por las que muchos espectadores están del lado de Jimmy es su complicada relación con su hermano Chuck. Da a veces la sensación de que él está casi empujando a Jimmy por el camino de ser Saul Goodman. “Su hermano tiene un pasado con él, y conoce el pasado de Jimmy. De joven, Jimmy era un sinvergüenza y un tramposo, y su hermano siempre va a verlo así. Pero su hermano tiene también un profundo resentimiento hacia él por la situación con su madre y porque estaba celoso de Jimmy”, explica Odenkirk.

El otro elemento importante en la serie es su relación con Kim Wexler, un personaje que ha ido ganando más importancia con el paso de los episodios, hasta ser tratado por los guionistas prácticamente de igual a igual con Jimmy. Porque Kim es un personaje tan complejo como el protagonista de la serie, y la pareja está repleta de matices.

Bob Odenkirk y Rhea Seehorn, en la tercera temporada de ‘Better call Saul’.

Odenkirk explica que “creo que Kim respeta a Jimmy. No está segura de si está preparada para llegar hasta el final con la relación. Sabe que él es un poco liante, y esa es una cosa buena y también mala. No lo rechaza por eso, pero ella intenta seguir las normas y no está segura de lo lejos que pueden llegar como pareja. Tiene razón en sentirse insegura. Y creo que Jimmy es consciente de ello también. Todos los personajes son autoconscientes de sus propios defectos y debilidades. En el caso de Jimmy y Kim, sienten gran afecto mutuo y tienen una gran energía juntos, pero los dos son conscientes de la brecha que hay entre ellos”.

El actor es también consciente de que va a ser difícil que Better call Saul tenga un final más o menos feliz. “Estoy deseándolo contra todo pronóstico, pero ya hemos visto que Vince Gilligan y Peter Gould no suelen escribir finales felices”, afirma, y añade que “creo que sería interesante y genial que hicieran un reflejo inverso de Breaking Bad y viéramos a Jimmy convertirse en una buena persona, al contrario que Walter White, que se volvió inestable y malvado”.

Odenkirk no sabe qué le va a deparar el resto de la serie a su personaje, pero sí está seguro de que sus fas van a ser tan variados como los de Breaking Bad: “Es interesante, porque hay gente a la que no crees que le vaya a gustar (Breaking Bad), como señoras mayores, que crees que no soportarían la violencia, y les encanta. Creo que a la gente le gustan las buenas historias. No le interesan los detalles. Si la historia te envuelve, no te das cuenta de que es horriblemente violenta. Es sólo un elemento de esta historia tan bien contada, de esta máquina que les encanta ver en funcionamiento”.

La tercera temporada de ‘Better call Saul’ se emite los martes, a las 22:30, en Movistar Series.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir