Quantcast
Carlos del Hoyo y Abril Zamora, las mentes detrás de la sorprendente ‘Señoras del (h)AMPA’ - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Entrevistas

Carlos del Hoyo y Abril Zamora, las mentes detrás de la sorprendente ‘Señoras del (h)AMPA’

La comedia de Telecinco es una mezcla de géneros con un gran componente femenino

Carlos del Hoyo y Abril Zamora, en el evento FDS Live! de ‘Señoras del (h)AMPA’. (Foto: Irene Medina | Cortesía Fundación Telefónica)

Dos creadores con poca experiencia en la producción de series presentan un proyecto de comedia negra bastante original a la productora Mandarina, ruedan un capítulo piloto, acaban escribiendo y dirigiendo casi todos los capítulos y lo ven estrenarse en Telecinco esta misma noche. Ése es el camino, muy resumido, que han seguido Carlos del Hoyo y Abril Zamora con Señoras del (h)AMPA, una serie que no estamos acostumbrados a ver en prime time en España.

Sus protagonistas son cuatro mujeres de diferentes edades y experiencias vitales que se ven envueltas en un asesinato (accidental) y en una trama que las supera, sobre todo porque se suma a unas obligaciones diarias que todavía las superan más. Toni Acosta, Malena Alterio, Mamen García y Nuria Herrero son esas cuatro mujeres cuyas peripecias tocan géneros que van desde la comedia macabra al terror, pasando por el drama o el costumbrismo, y esa mezcla era algo que sus creadores buscaban específicamente.

Señoras del (h)AMPA se pudo ver por primera vez en el pasado festival MiM Series de Madrid, y allí aprovechamos para hablar con Carlos del Hoyo y Abril Zamora sobre el proceso de puesta en pie de la serie, la gran implicación personal que han tenido en el proyecto y lo complicado que es mantener el especial tono de la ficción.

En ‘Señoras del (h)AMPA’ sorprende la mezcla de géneros y el equilibrio que habéis conseguido entre todos. ¿Era algo que teníais planificado y os habéis ido dejando llevar por lo que pedía la serie?

Carlos del Hoyo: Creo que ha sido fifty-fifty.

Abril Zamora: Sí, creo que siempre hemos tenido muy claro el punto desde el que queríamos partir y el tono desde el que queríamos partir. Cuando hablamos del tono de la serie hablamos de comedia negra, pero también hay costumbrismo, es naturalista, que toca un poquito de drama, una comedia más ligera y tal… Sabíamos que queríamos todo eso, pero sabíamos que no queríamos que chirriara la maquinaria. No pensamos a ciencia cierta “vamos a hacer esto era que desencadene todo esto”, las cosas van fluyendo. Lo guay es que somos dos personas y si a mí se me va un poco de madre el tono, viene Carlos y me dice “no, por aquí no”. Cuando a Carlos se le va el tono, yo le digo “Carlos, cari, aquí nos hemos pasado”. Vamos chequeando y controlando porque la línea es muy fina, y cuando haces personajes en situaciones tan límites, puedes llegar a destriparlos un poquito, y hemos intentado siempre ir rebajando para no perder el freno de mano y que todo siga siendo creíble.

C.D.H.: Para nosotros era muy importante no irnos al margen de la verdad. Queríamos siempre contar algo verdadero. Es verdad que todo lo que sucede es muy rocambolesco, pero queríamos que todo lo transitaran los personajes desde la verdad más absoluta. No queríamos convertirnos en una serie simplemente rocambolesca, de una sucesión de cosas cada vez más rimbombantes y más locas. Queremos que la gente empatice con los personajes. Eso es al final lo que engancha. Si tú reconoces a ese personaje, a esa Virginia o a esa Maite, te vas a tragar todo muchísimo mejor y eso nos puede permitir abordar tema más personales, más dramáticos.

A.Z.: Podríamos haber empezado el capítulo directamente con el conflicto del asesinato, pero para nosotros era más importante sembrar mucho la rutina de los personajes para poder empatizar con ellos, y cuando les pasa el conflicto lo sufres un poquito con ellos como espectadora.

Las cuatro protagonistas de ‘Señoras del (h)AMPA’. (Fuente: Mediaset)

¿Podríais contarnos cómo surge la serie? Habéis comentado que teníais otro proyecto que no salió adelante y que éste surgió casi fortuitamente.

C.D.H.: Ese otro proyecto lo presentamos en Mandarina, la productora, y les gustó un montón cómo estaba escrito, cómo estaba el planteamiento, lo que pasa es que era de treinta minutos, era muy nicho, era bastante incorrecto y bastante polémico. Pero nos dijeron “nos encanta cómo escribís, nos encanta la esencia, nos encanta ese rollo; haced, por favor, una serie para nosotros. Queremos hacer un piloto para intentar vendérselo a Mediaset”. Y nos dieron libertad total. Nos dijeron “si puede ser, que sea comedia, y a partir de ahí…” El resto lo fuimos componiendo de vivencias. Con Toni (Acosta), que era muy impulsora del otro proyecto, nos sucedió esta anécdota de que la veíamos desbordada, de “venga, que ahora tengo la reunión de Mandarina, pero luego tengo que llevar a la niña a la función de nosécuánto, pero luego tengo que ir a recoger el traje del tinte, pero luego…” Iba con el coche a toda velocidad y nos dijimos, “la serie está aquí”.

A.Z.: Y el juego de palabras entre hampa y AMPA nos parecía muy sugerente y que había mucho filón ahí para poder estirar.

¿La idea de rodar el piloto siempre la tuvo Mandarina? Porque es un paso muy inusual en España.

C.D.H.: Sí, nos pareció super valiente.

A.Z.: Fíjate que ni recuerdo quién dio el pistoletazo de salida de que hiciéramos un piloto. Sí que nos dijeron “proponed una serie”, y seguro que se barajó al principio hacer sólo un dossier antes de hacer el piloto.

C.D.H.: En un principio, se iba a escribir sólo el guión y luego ya veríamos si se rodaba o no se rodaba, y cuando nos quisimos dar cuenta, estaban aquí formando equipo de producción.

A.Z.: Es maravilloso como tú, cuando haces un capítulo piloto, la gente ve lo que quieres contar, cómo lo quieres contar y con la gente con la que quieres contarlo. Cuando envías un dossier, son muchos los factores y a la gente le cuesta imaginar el tono de lo que quieres contar si no lo está viendo, o la interpretación de los actores. Toni Acosta, por ejemplo, está asociada a lo mejor a otro tipo de géneros y, de pronto, te puede costar verla haciendo esto. Y luego, cuando lo ves, se nota que está escrito para ella y está espectacular.

C.D.H.: En Telecinco, además, han respetado el casting de todos los personajes, pese a que alguno a lo mejor era un poco arriesgado. Es verdad que, si a ti te presentan esto como un guión, en tu cabeza suenan otros nombres para estos personajes. En ese sentido, nosotros arriesgamos dando la oportunidad de que la gente vea facetas que a lo mejor no estamos acostumbrados a ver, o géneros que no estamos acostumbrados a ver en Toni, en Malena, en Nuria o en Mamen, y de repente funcionaban. Cuando quedamos a comer con ellas y vimos la química que había fue un “ya está, son ellas”.

Toni Acosta y Marta Belenguer. (Fuente: Mediaset)

Aparte de Toni Acosta, ¿siempre tuvisteis a las otras tres actrices en mente?

C.D.H.: No hay nadie que haya sido un plan B.

A.Z.: Y Marta (Belenguer) también estaba muy claro. Con el personaje de Ainoha, no teníamos a la actriz y la encontramos después, pero no fue por casting, fue porque la habíamos visto en la obra de teatro La estupidez. Una cosa que hemos intentado cuidar mucho es todo el elenco, desde los personajes mínimos a los otros. Creo que es una cosa que, lamentablemente, a veces se deja un poco descuidada y hemos querido cuidarlo mucho. Aparece este personaje que tiene tres réplicas, vamos a ver todos estos videobooks para ver a quién elegimos. Queremos tener un tono muy personal y muy particular, y meter un elemento que puede hacer que todo chirríe es muy peligroso.

C.D.H.: Es una cosa que nos ha pasado con los episódicos. Al rodar una secuencia, ellos no conocen la serie, no saben a qué tono se enfrentan, a qué género, y hay que decirles siempre que trabajamos desde la verdad, que no queremos una serie histriónica. Es verdad que en España, con la comedia que se ha hecho hasta ahora… Ahora sí parece que, con series como Vergüenza o Mira lo que has hecho, sí que está abordando una comedia más naturalista, o patética, pero no tan histriónica como estamos acostumbrados. Parece que, en España, la comedia está asociada a personajes muy arriba y unas interpretaciones muy exageradas. Que es muy guay, pero no toda la comedia tiene por qué ser esa.

Las protagonistas de ‘Señoras del (h)AMPA’ están superadas por las circunstancias, pero los personajes de los maridos no son villanos, son buenas personas, aunque no se enteran de nada. ¿Es algo que también buscabais conscientemente, que no fueran unos maridos horribles?

C.D.H.: Eso habría sido ir a lo fácil. Desde el principio teníamos claro que el punto de partida era…

A.Z.: Era un poco al revés, era girar los prototipos que hemos visto en otras series, esa cosa de cuñados que hay en España. Son estos arquetipos masculinos muy torpes que tienen estas chicas que son unos floreros y son muy listas y que no casamos por ningún lugar. Y eso se sigue haciendo en el año 2018. Queríamos olvidarnos de eso y tener unos personajes femeninos ricos que llevaran la trama, pero también tener unos personajes masculinos que también son muy ricos e interesantes, pero que no queríamos que nos eclipsaran (a las mujeres). Y no ha sido por una cuestión de abanderamiento. En mi infancia, yo tengo muchos recuerdos de mujeres guerreras pero no recuerdo unos hombres que estuvieran tirando del carro. Igual eso es algo que no se entiende muy bien, pero es, en mi experiencia personal, lo que he vivido.

C.D.H.: Siempre consideramos buscar un marido ad hoc para el personaje femenino protagonista que no fuera mala persona, o unos cuñados.

Que puedas entender por qué ellas se casaron con ellos.

C.D.H.: Sí. De hecho, al principio, cuando queríamos que ellas cometieran un crimen y que mataran a alguien, dijimos “pues matan al marido que maltrata”. Qué fácil. Muchas veces, cuando abordamos tramas, siempre decimos “piloto automático, a ver qué sale”. Y nos complicamos a nosotros mismos, vamos a ir más allá, vamos a hacer un giro. En tiempos del feminismo, del #MeToo, ¿cómo va a recibir la gente que se carguen a otra mujer? ¿Las van a penalizar por ello? ¿Van a condenarlas? No, cariño, es que hay malas personas y también hay mujeres malas. Decimos que hay un lugar en el infierno para mujeres que no ayudan a otras mujeres.

La reunión del AMPA que lo arranca todo. (Fuente: Mediaset)

Sois guionistas, directores, y sólo habría faltado que Abril saliera también en la serie. ¿Alguna vez os planteasteis no involucraros tan directamente en el proyecto?

A.Z.: Yo siempre me implico. Digo que no a muchos trabajos ahora porque sé que no me voy a implicar lo suficiente. Es nuestra manera de ser, que cuando haces algo te implicas las 24 horas. Estamos las 24 horas pensando en cosas relacionadas con el proyecto, en cómo resolver esta secuencia, en qué canción podría cantar no sé qué personaje, en qué ropa podría llevar… Es inevitable porque es nuestra manera de trabajar y yo no sé distanciarme. A lo mejor, llega un momento en un mi vida en que aprenda a ir, fichar y distanciarme, pero lo bonito de este trabajo es que te apasione. Cuando no sea así, probablemente yo no trabajaré en este tipo de cosas. Nunca sabíamos qué iba a pasar después del piloto: si seguiríamos nosotros en el proyecto, si podríamos dirigir, pero queríamos contar la historia a nuestra manera.

C.D.H.: En la serie hay otros dos directores, Vicente Villanueva y Jaime Botella, que son maravillosos, pero nosotros intentamos arrancar la serie y cerrarla porque es nuestro bebé. Si no hemos dirigido todos los capítulos es porque no nos ha dado la vida.

‘Señoras del (h)AMPA’ se estrena esta noche, a las 22:40 h., en Telecinco.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir