Quantcast
Crítica: ‘The Handmaid’s Tale’ 2x13 — ‘The Word’ - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘The Handmaid’s Tale’ 2×13 — ‘The Word’

La decisión de June

(Fuente: HBO España)

El “Ferrocarril subterráneo” (Underground Railroad) fue una red clandestina que ayudó a los esclavos afroamericanos en el siglo XIX a escapar de las plantaciones del sur de Estados Unidos a estados libres o a Canadá. No se refería a un ferrocarril real, sino metafórico, los miembros de la red usaban términos ferroviarios como clave para referirse a sus actividades.

El final de la segunda temporada de The Handmaid’s Tale nos dejó varios momentos impactantes, otros inesperados y una decisión por parte de la protagonista que ha generado polémica entre muchos seguidores de la serie. Pero la escena más importante para el devenir de la serie, y la más emocionante, fue la de las Marthas ayudando a escapar a June. Ellas, las mujeres invisibles de esta sociedad, aquellas a las que nadie presta atención, han convertido la indiferencia de la que son objeto en lo que las hace más poderosas; las Marthas son las maquinistas del ferrocarril subterráneo de Gilead.

El intento de huida de June al principio de la temporada, el mensaje radiofónico que se escucha en el episodio 2×11, el atentado terrorista de Lillie en el 2×06, las cartas que finalmente se hicieron públicas durante el viaje a Canadá de los Waterford en el 2×09 y el miedo que ellos han manifestado en más de una ocasión porque los relacionen con la resistencia, son señales de que existe un movimiento que se opone a lo que allí está ocurriendo, y que intentan hacer algo, pero nunca lo habíamos visto realmente en acción.

En un momento del libro El cuento de la criada, Offred (en la obra original nunca revela su verdadero nombre) asume que la foto de Hannah que le enseña Serena la ha conseguido a través de las Marthas: Debe de haber sido una Martha la que se la consiguió. Ellas forman una red de la que obtienen algo. Y en otra ocasión dice: “Las Marthas saben cosas, hablan entre ellas y pasan las noticias oficiosas de casa en casa. No hay duda de que escuchan detrás de las puertas, como yo, y ven cosas a pesar de esos ojos desviados”. Aunque oficialmente la historia del libro ya ha sido contada en la serie, siguen encontrando pequeños detalles que sirven como inspiración para seguir ampliando el universo.

Organizaron fuegos por toda la ciudad. (Fuente: HBO España)

Convertir a las Marthas en las protagonistas del momento que nos muestra por fin el trabajo organizado y en equipo de una resistencia que arriesga sus vidas para salvar otras una a una, fue significativo y muy emocionante. Ellas se merecían ese reconocimiento y nosotros ese atisbo de esperanza. Entre las Marthas, los conductores anónimos de los coches involucrados, y el Comandante Lawrence nos han dejado claro que, a pesar de todo, en Gilead hay personas dispuestas a luchar.

No fue el único acto de rebelión del episodio y este es el momento de comentar las escenas inesperadas que nos dejó este final de temporada: la bofetada de vuelta y el “fuck yourself, Fred” de June, Serena leyendo la Biblia y Emily apuñalando a Tía Lydia por la espalda.

Serena y la Biblia

(Fuente: HBO España)

Empecemos con Serena. Ha sido, sin duda, el personaje más interesante, complejo y contradictorio que nos ha dejado la temporada. La hemos visto cometer errores y atrocidades una y otra vez, sabemos que se resignó con amargura a cumplir el rol que le asignaron en la sociedad, que ella misma ayudó a crear, y que su único anhelo para paliar su insignificante vida era poseer un hijo a costa de lo que fuera.

Pero también hemos confirmado que, a pesar de todas las decepciones, sigue siendo devota de las Escrituras. Las conoce al pie de la letra (a diferencia de su marido) y forman tanta parte de su identidad que incluso las cita para despedirse de Nichole, no es una pose, es una creyente. A diferencia de Eden, nunca se cuestionó su fe, quizá porque creía que disfrutaba de algún tipo de privilegio, que de alguna forma era intocable.

Y aunque había recibido señales de lo contrario (el castigo físico que le impone su esposo en el episodio 2×08, después de haber demostrado que estaba dispuesto a dejar morir a una criatura con tal de no reconocer a una mujer), hasta que no mataron a Eden y hasta que June no cuestionó las limitaciones de la capacidad de proteger a su propia hija no decidió hacer algo al respecto.

“-¿Sabes cuál es el castigo por leer hoy en día?
-Un dedo en la primera ofensa”.
-Comandante Lawrence y Emily (2×12).

Colocaron este diálogo en el episodio anterior para dibujarnos al Comandante Lawrence pero también para que supiéramos lo que le iba a pasar a Serena antes de que ella se diera cuenta. Lo que decidan hacer los guionistas con ella no lo sabemos. Tal como quedaron las cosas tienen varios frentes abiertos. Pueden optar porque la experiencia haya encendido una llama de rebelión, o porque haya sido tan traumática que se obsesione con recuperar a su hija.

(Fuente: HBO España)

En cualquier caso, verla al frente de ese parlamento de varones reclamando que las niñas de Gilead tuvieran derecho a aprender a leer al igual que los niños fue muy potente. También lo fue verla apoyada por un grupo de mujeres que superaban en número a los señoros allí sentados (aunque éste fuera disminuyendo cuando abrió la Biblia y empezó a leer, bien por Naomi que se quedó hasta el final).

Quizá no todas las Esposas de Gilead han despertado, o vayan a despertar sus conciencias, pero ha estado bien confirmar que entre algunas de ellas también está la semilla de la revolución; quizá no habían decidido luchar por otras mujeres o por ellas mismas, pero son capaces de hacerlo por sus hijas y el (no) futuro que les espera. Nos conformamos con eso. “No deberían habernos dado uniformes si no querían que formáramos un ejército” (1×10).

Emily y el cuchillo

(Fuente: HBO España)

En el sofá de nuestra casa el Comandante Lawrence nos resulta intrigante. Nos producía cierta emoción ir detectando señales en la particular dinámica de su casa y, como Bradley Withford nos cae bien (perdonad el plural y la generalidad), asumimos como un juego ir interpretando sus excentricidades. Como si él fuera el Oppenheimer de Gilead, decidimos que en esta historia era creador de un sistema atroz del que se arrepintió cuando vio cómo fue implantado.

Puede que algunos hayamos dicho “¡lo sabía!” cuando se confirmó la teoría, pero Emily ha sido torturada de diversas maneras, carga con el peso de muchos traumas y desde su punto de vista su actitud parecía el juego de un sádico. Para nosotros que él dijera “No voy a hacer eso contigo. Vete a tu habitación” era una buena señal y tenía cierta gracia por el tono paternal. Para ella, era el asco porque había estado en las Colonias, un cruel juego psicológico, u otra forma de demostrar su poder. Emily no sabía a qué atenerse en esa casa, qué iba a pasar, cómo ni cuándo.

Cuando esté en Canadá, porque confiamos en que allí estará la próxima temporada, ya tendrá tiempo para procesar el trauma de todo lo que le ha ocurrido, y de todo lo que ha hecho. Mató a sangre fría a una Esposa por los males causados por todas las demás e impulsivamente acuchilló a Tía Lydia. Pero no se quedó ahí, la pateó violentamente y la tiró por las escaleras. No podemos decir que en su cabeza no estaba justificado, sobre todo, después de que le dijera “como si te hubiera cortado la lengua”, cuando un año atrás le había mutilado el clítoris, pero fue una muy reacción muy violenta. Es imposible no romperse después de todo lo que ha vivido.

La decisión de June

(Fuente: HBO España)

El momento en el que decide quedarse está abierto a interpretación, de forma intencionada, porque eligen que June le hable a Nichole y no a nosotros con un monólogo. Sus palabras pueden leerse tanto en clave de “vamos a escapar pero algún día vas a conocer a tu hermana” o como una despedida: “yo me quedaré, encontraré a tu hermana y escaparemos para buscarte”. El monólogo no habría dejado lugar a dudas.

Me planteo esto porque es posible que de no haber estado Emily las cosas hubieran sido diferentes, pero eso ahora no importa. Su decisión es lógica; quién no lo haría, yo sería incapaz de huir sin mi gato. Y aunque parezca, y haya sido, repentina, las motivaciones que la llevan a tomarla han estado plantadas en los últimos episodios; desde su encuentro con Hannah (es imposible que no haya escuchado en su cabeza la voz de su hija preguntándole si la había buscado con suficiente fuerza), el mensaje radiofónico de Oprah, la historia de Eden, el “lo intenté” de Serena, el plan de las Marthas…

(Fuente: HBO España)

Las otras veces que intentó huir, encontrar a Hannah y escapar parecía totalmente imposible, por eso estuvo dispuesta a aprovechar las oportunidades y a marcarse un “lo hacemos y ya vemos”, como dirían en La llamada, pero ahora la situación es diferente. Esta vez, a diferencia de sus anteriores intentos, June no es atrapada, decide quedarse. Ahora que ha comprobado que hay una red de rebeldes y aliados en marcha tiene fe en que se puede hacer algo. Tiene que intentarlo.

Aunque para muchos pueda resultar frustrante que parezca un bucle o un capricho del guion para mantener la serie en marcha, en realidad esto es lo mejor que nos puede ofrecer su personaje. Si The Handmaid’s Tale es solo el cuento de una criada, nos perdemos la mejor parte de la historia, la de la caída de Gilead. Si The Handmaid’s Tale es solo la historia del escape de June y hubiera acabado, como en el libro, al final de la temporada pasada, su personaje no habría aprendido nada. Por eso son importantes los recuerdos de su madre y cómo June se reconoce pasiva e indiferente cuando empezaron los problemas.

Creo que este es el momento en el que toma la decisión de quedarse. (Fuente: HBO España)

Ahora que que ha visto a las Marthas en acción y al Comandante Lawrence ayudar a Emily June ha comprobado que, a pesar de todo, hay personas dispuestas a arriesgarse, que escapar es posible; pero también ha entendido que hay que hacer algo más. Ahora tiene fuerzas para unirse a una lucha por su hija, por ella y por las demás mujeres. Está dispuesta a quemarlo todo desde dentro.

“Hold tight, wait till the party’s over.
Hold tight, we’re in for nasty weather.
There has got to be a way burning down the house”.

Así transforma ‘The Handmaid’s Tale’ sus guiones en imágenes
Esta serie de vídeos nos muestra cómo las palabras se trasladan a la pantallafueradeseries.com

Notas al margen:

  • No soy una viajera del futuro, así que no sé a ciencia cierta qué es lo que tienen planeado para la próxima temporada. No nos muestran cuál es el plan de June, pero no creo que vaya a volver a casa de los Waterford otra vez. Si os preocupa que la oferta de Fred de concertar visitas con Hannah haya sido una de sus motivaciones para quedarse, puede que me equivoque, pero creo que no irán por ahí. Cómo se esconderá y empezará a trabajar en la resistencia no lo sé, pero eso es lo que quiero ver y es lo que me transmite su último plano y la canción elegida para los títulos de crédito.
  • El momento de gloria, entendido como cubrirse de mierda, de Fred es cuando dice que las normas son flexibles para alguien de su rango justo después de haber permitido que le cortaran un dedo a Serena.
  • Las repercusiones para Rita y Nick están por verse, sobre todo, después de que Nick lo haya retenido enseñando su arma. De todas formas, está en bandeja la opción de cargarle toda la culpa a Emily que es, por cierto, un blanco perfecto dado su historial y los recientes acontecimientos. El shock cuando se enteren de que June no se ha ido será digno de ver. Tengo mucha curiosidad por ver cómo resuelven todo esto.

“¡Vivid felices! ¡No dejéis que os atrapen! ¡Y no toméis drogas!”

  • Sobre la participación de Lawrence en el plan de escape no sé que pensaréis vosotros, pero os voy a contar lo que he pensado yo. Creo que él y Emily no formaban parte del plan en un inicio. Las Marthas organizaron el escape de June y, cuando ocurrió lo que ocurrió con Tía Lydia, Cora, la Martha de la casa, como partícipe de lo que estaba en marcha, la incluyó en el paquete como medida de emergencia. Eso sí, lo importante aquí es que si lo hizo, fue porque confía en Lawrence; quizá, porque haya dejado clara su posición en estos temas o porque no fuera la primera vez que colaboraba en un acto de resistencia. Posiblemente iba a ayudar a escapar a Emily en algún momento, pero no esa noche. Y espero verlo jugando como agente doble.

(Fuente: HBO España)

  • La imagen del Nolite te bastardes carborundorum en la pared de la habitación es para replicarla en nuestras casas. Dejando a un lado sus implicaciones y lo potente que es, no puedo evitar imaginarme a June perdiendo el tiempo haciéndola cuando estaba todo un tinglado en marcha esperándola.
  • En reddit alguien ha interpretado el cuadro de Baskiat que aparecía en el episodio anterior como una anticipación a lo que iba a ocurrir en la escalera. El nombre del cuadro es Untitled (Julius Caesar on Gold).
  • Lo que se nos cuenta de Eden y su Biblia, aparte de hacer crecer su personaje, deja claro por qué los varones de Gilead no quieren que las mujeres aprendan a leer. Ellos aluden a las Escrituras Sagradas para justificar sus acciones, pero la mayoría, como hemos visto, no las conocen, por lo que no pueden cuestionarlas, ni darse cuenta de las partes que moldean y omiten según sus intereses. Además, si las niñas aprendieran a leer descubrirían el Nuevo Testamento y se replantearían muchas cosas.

Socorro. (Fuente: HBO España)

Todas las críticas de ‘The Handmaid’s Tale’

The Handmaid’s Tale’ está disponible en HBO España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir