Fuera de Series Fuera de Series

Entrevistas

Iván Escobar: “Prometimos iniciar un viaje en ‘Vis a vis’ y acabarlo”

Hablamos con el responsable de las dos últimas temporadas de la serie sobre su final

Iván Escobar, a la derecha, durante la presentación de la última temporada de ‘Vis a vis’. (Fuente: Globomedia)

Vis a vis cerró anoche su andadura en televisión con un final que, probablemente, no dejó indiferente a nadie y que se veía que estaba preparándose desde bastante antes de que FOX España confirmara que, efectivamente, estábamos ante la última temporada. Centrado en sus personajes, el capítulo sirvió también para homenajear a sus fans (la marea amarilla) y para terminar con cuatro temporadas en las que la serie se ha atrevido a ir siempre un paso más allá.

Para comentar algunas de las cosas que ocurren en ese último episodio, y para hablar sobre la andadura global de Vis a vis, hemos hablado por teléfono con Iván Escobar, su principal responsable en las dos temporadas que se han emitido en FOX. Y sobra advertir que la charla está llena de spoilers, pues se toca desde el cliffhanger con el que terminó el penúltimo capítulo a las razones por las que los guionistas quisieron que el final fuera como ha sido.

Es un poco sorprendente que, tal y como se quedó el penúltimo capítulo, en el que parece que el final va a tener mucha acción, hayáis optado por centrar el cierre de ‘Vis a vis’ en los personajes. ¿Es una idea que tuvisteis siempre en mente?

Sí. De hecho, a veces me preguntan qué habría cambiado de estas tercera y cuarta temporadas y es precisamente eso. Tenemos unos personajes y, sobre todo, unas actrices tan brutales, con unos personajes con tantas capas, que generalmente yo no tengo ningún problema en sentarme a escuchar a Sandoval y a Zulema hablando cara a cara, o a Macarena hablando con Rizos. Donde encontramos la empatía, y el arraigo del espectador, es cuando escuchas a los personajes, no simplemente cuando les pones corriendo y disparando tiros y pegándose. En ese sentido, queríamos disfrutar más de los personajes y, bueno, era una apuesta.

En esta temporada, se ha notado que habéis parado a veces la acción para dejar que los personajes tuvieran esos momentos.

Nos habíamos dado cuenta de lo que te estaba diciendo. ¿Qué es lo que a mí más me gusta? Por ejemplo, hemos hablado mucho esta temporada de cuál era el punto de fragilidad de los personajes. Quería profundizar en conceptos absolutamente universales pero que, cuando se los das a algunos personajes, te dan capas nuevas. Me apetecía profundizar en cuál era el sentido de maternidad en Zulema, por ejemplo.

Es un personaje impermeable empáticamente, durísimo, una superviviente y, de repente, tiene a su hija delante. ¿Dónde empieza la maternidad? ¿La maternidad comienza cuando se tiene un hijo o cuando se le trata, y se le da de mamar y se le ve crecer o hay un cordón umbilical que una a una madre y a una hija para siempre? Nos parecía muy bonito profundizar en algún tipo de conflicto que veíamos muy claro y quisimos tirar por ahí en esta temporada. Era algo que le debíamos a los personajes y, al menos, lo hemos intentado cumplir.

En la rueda de prensa de presentación de temporada, a los periodistas nos dio la impresión de que sabíais que era el final, pero no podíais decirlo aún de forma oficial.

Sí, había algo de eso.

¿Desde cuándo lo sabíais?

Es una decisión en la que primero hablé con FOX. Nosotros prometimos una cosa al espectador, prometimos una tercera y una cuarta temporadas y, sobre todo, prometimos iniciar un viaje y acabarlo. No podíamos ser como esos matrimonios que siguen juntos por inercia, aunque la serie estaba funcionando de puta madre, era lo más visto en FOX después de The Walking Dead, podríamos haber hecho una quinta y una sexta temporadas. Y de repente dices, si la ficción ya no está ahí, el espectador ya no está ahí… Es decir, completemos el viaje, cumplamos nuestra palabra.

A partir de ahí, FOX estuvo absolutamente de acuerdo, porque ya te digo, las cosas han cambiado. Ya no es un “vamos a reventar la serie hasta que ya no se vea hasta el último capítulo y luego la vamos a cancelar de la noche a la mañana”, no. Lo queremos hacer bien. Y luego, lo hablé con las actrices, porque esto es comunal, es una serie que hemos construido entre un montonazo de gente, donde muchísimas actrices han puesto algo más que profesionalidad, han puesto parte de sus vidas, y todas estuvieron de acuerdo en que no queríamos ser como esos matrimonios que siguen un año o dos más por inercia, queríamos irnos a lo grande y en plena forma y, a partir de ahí, sí que lo habíamos decidido, pero claro, no era el momento de anunciarlo, cuando estás presentando una cuarta temporada. De hecho, fue muy bonito cuando la gente iba tomando la palabra e iba llorando porque era una especie de despedida.

La verdad es que, cuando vimos cómo se emocionaban todas las actrices, pensamos que se estaban despidiendo aunque nadie nos confirmara que iba a ser la última temporada.

No lo podíamos contar. Tampoco nos parecía coherente estar estrenando una cuarta temporada y decirlo. Pero lo habíamos hablado y, realmente, es una manifestación de… Yo he estado en muchas series, he estado en El barco, en Los hombres de Paco, en Los Serrano, y nunca he encontrado ese nivel de emoción en la gente que las está haciendo y en las actrices. Cuando consigues que esa empatía se reproduzca de esa manera, es que esta serie ha significado algo para toda esa gente.

Sandoval ha sido el gran villano de los últimos capítulos. (Fuente: FOX España)

Antes comentabas que sentíais que debíais este final a los personajes. ¿Por eso quisisteis que la decisión de Sole de morir en sus propios términos centrara los últimos capítulos?

Queríamos establecer varios finales, tampoco queríamos hacer un happy end. Nosotros no nos queríamos ir diciendo “mira, se va todo el mundo contento: Macarena se va con Rizos, Sole sale de la cárcel indultada”, y lo podíamos haber hecho. Pero no hubiese sido Vis a vis porque hemos intentado reflejar un poco dinámicas de vida. Hay cosas que salen bien, hay parejas con las que estás toda la vida y otras parejas con las que no, y en tu trabajo, y con tus padres, y discutes, y tienes buenos momentos y otros horribles. De hecho, nuestro final caleidoscópico es lo que te digo, piensas “me deja un buen regusto pero, hostia, Sole muere”. Es uno de los personajes más queridos de la serie y, además, en una especie de eutanasia activa de sus compañeras, y Rizos sigue en la cárcel, y las otras siguen atracando. Hay personajes que acaban bien y personajes que no acaban tan bien.

Pero sí que queríamos ir completando o, al menos, hacer una mirada sobre qué pasó con todas estas mujeres cuando salieron de la cárcel, qué pasó con sus vidas. Es como ese challenge que hay ahora en Facebook de qué pasa con tu rostro diez años después: estoy más gordo, más feo, más guapo. Y nos parecía bonito contarlo a través de la mirada de Tere, que era un personaje al que le quedaban dos telediarios de vida, que era una yonqui que iba a morir de cualquier chute, tirada en cualquier retrete, y, de repente, pues lo que sucede en la vida; el personaje más inesperado tira para adelante, encuentra otro motivo para vivir, se casa, se hace asistente social, va a esa cárcel y da quizás el titular que nosotros pensábamos en la propia serie, que es que, realmente, los sitios son los amigos, la gente a la que quieres, y que cuando ya no están, pues ya no existe. Ella llega allí y es Cruz del Norte pero sus amigas ya no están, con lo que ya no lo es.

¿Por eso decidisteis también añadir ese epílogo?

Sí, nos parecía interesante volver al punto cero de todo, que era la cárcel, con Palacios de director, que ha cambiado la cárcel, hacerlo con otra mirada. Rizos sigue allí, pero ya no es su cárcel. Y, luego, dar ese saltito y preguntarnos “han sido diez años, ¿dónde está nuestra gente?” Nos parecía bonito meternos en esa especie de flashforward que es como esas reuniones del colegio que me parecen apasionantes, cuando te convocan por los 20 años después de los alumnos de los Maristas y vas allí y uno se ha divorciado, la otra, tal. Nos parecía bonito asomarnos por esa mirilla y ver a todos estos personajes a los que hemos querido tanto.

Maggie Civantos y Berta Vázquez, como Maca y Rizos. (Fuente: Fox España)

¿Y por qué decidisteis que Macarena y Zulema acabaran atracando joyerías como si estuvieran en ‘Ocean’s 2′?

Teníamos muy claro que ellas tenían que estar en el final. Las dos han vertebrado, han sido la espina dorsal de la serie, con lo cual teníamos que esperar a que volviese Maggie (Civantos). Esos personajes que se habían prometido matarse y que se habían odiado, al final algo las juntó. La justicia poética las juntó. Un hijo de puta, el patriarcado salvaje de Sandoval, las hizo más fuertes. Entonces, nos parecía que esos personajes que estaban designados a matarse la una a la otra se dan cuenta de que lo peor de sus vidas no son ellas, hay gente mucho más mala. Y se juntan. Nos parecía una bonita inversión de expectativas que esos personajes que se han estado dando de palos durante cuatro temporadas acabasen aliadas y riéndose.

A Zulema la habéis llevado a un punto muy extremo esta temporada. Es verdad que nunca habéis tenido miedo de meteros por caminos muy oscuros, pero lo que le pasa a la hija de Zulema es bastante oscuro.

Es brutal, sí. Es cierto, pero lo que buscábamos era el punto de fragilidad de Zulema. Esta temporada, queríamos bucear en conflictos que no hubiéramos explorado nunca; es decir, Zulema es un personaje tan impermeable emocionalmente, que nos preguntábamos cómo reaccionaría si fuese madre, cómo reaccionaría cuando alguien la doblega. Nos pareció muy bonito meternos por ahí.

Y luego, Najwa (Nimri) lo defiende todo. Es una actriz tan brutal que, muchas veces, nosotros, en lugar de escribir, nos quedábamos escuchando a la actriz y, a partir de ahí, escribíamos las tramas porque ha llegado a tal punto de metástasis con su personaje, que era más fácil escucharla a ella que pensar tramas nuevas. Ella misma te confiesa que, muchas veces, está transformada en Zulema y tiene muchos problemas para desprenderse de algunas salidas que tiene el personaje.

¿Y alguna vez os habéis planteado, cuando seguís una trama hasta sus últimas consecuencias, que es demasiado oscuro y no deberíais continuar por ahí?

Sí, pero son cosas que piensas a posteriori. Muchas veces, la propia dinámica de la serie o la coherencia de los personajes te llevan a territorios que no son confortables. Pero, en ese sentido, nunca hemos intentado ser confortables. De hecho, podríamos haber hecho un happy end absoluto en esta serie y habernos quedado tan panchos, pero no era nuestra intención. Lo que teníamos muy claro es que no queríamos dejar indiferente. Muchas veces me preguntan qué recuerdo me voy a llevar, y hemos sido muchas veces incómodos pero, al menos, no hemos dejado indiferentes. Cuando hemos tenido que acabar con un personaje principal, acabábamos, cuando había que hacer algo salvaje, lo hacíamos, cuando había que hacer algo tierno, lo hacíamos. Y, en ese sentido, hemos intentado ser coherentes, lo que muchas veces nos lleva a ser incómodos o, incluso, a no gustar. Eso lo hemos aceptado.

Alberto Velasco (Palacios), Iván Escobar e Itziar Castro (Goya), en el panel sobre la serie en el pasado MiM. (Fuente: Globomedia)

En el último capítulo habéis incluido varios guiños a los fans, sobre todo al llamarlo ‘La marea amarilla’.

Absolutamente. Para nosotros, de una manera casi simbólica, esa cantidad de mujeres corriendo detrás de Sandoval en la primera secuencia es la marea amarilla, es nuestra manera de cosificar, que es un término muy guionístico, lo que hemos intentado hacer con esta serie, contra este patriarcado salvaje que estamos viendo cada día en la sociedad, donde cada día hay nuevas víctimas de violencia de género.

Nos parecía ser fieles a la gente que nos ha traído hasta aquí, hasta estas tercera y cuarta temporadas y que nos acompañó desde la primera, y hacer una especie de justicia poética, una reflexión sobre una serie que hemos intentado que fuera una mirada femenina, dirigida en muchas ocasiones por mujeres, escrita en muchas ocasiones por mujeres e interpretada en su 95% por mujeres.

¿Te quedas con eso de este viaje de ‘Vis a vis’ a lo largo de cuatro temporadas o te quedas con otra cosa?

Me quedo con mil cosas, es imposible. Es como si te dicen “oye, resume un noviazgo que has tenido con un chico, con una chica, en una sensación”. Quizás la sensación es lo que comentabas antes, presentar la cuarta temporada teniendo en la cabeza que era la última y todo el mundo, a medida que se iban pasando el micro unos a otros, lloraba. Esto ha sido un pedacito de todos nosotros que se ha quedado aquí. Yo he estado en otras series y no me ha ocurrido, y eso es lo que me llevo realmente de Vis a vis.

¿Y por qué crees que ha pasado eso? ¿Qué tenía ‘Vis a vis’ para que se creara esa comunión entre todos los que la habéis hecho?

No lo sé, sinceramente, no lo sé porque tampoco es que digas “mira, es una serie sobre la familia”. Hostia, no. A mí, lo que me parece es que hemos hablado de personajes imperfectos. Creo que en un mundo en el que todo el mundo está buscando lo políticamente correcto, el Instagram perfecto, la foto colocada, el selfie colocado, teníamos personajes que iban dándose cabezazos por los pasillos, y eso me parece que habla un poco de ir a la contra.

Es cierto que ha habido una especie de historia que empezamos juntos que no era lo normal. Cuando iniciamos esto no sólo yo, sino que lo inició también Alex Pina con Esther Martínez Lobato, con Jesús Colmenar, el director, y Migue Amoedo, el director de fotografía, tomamos decisiones que no eran lo normal. Dijimos “¿cuál va a ser la historia de amor? Pues la historia de amor va a ser de dos mujeres”. Y nuestra mirada de la serie va a ser la de Macarena Ferreiro, que es otra mujer. Ése va a ser el vehículo de la serie y no respecto a un hombre, sino respecto a sí misma, respecto a sus relaciones, a su vida, a sus padres. Eso que ahora parece normal, o que todo el mundo está escribiendo, partió hace cinco años y, entonces, no era lo habitual.

‘Vis a vis’ está disponible completa en los servicios bajo demanda de las operadoras que incluyan FOX.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir