Quantcast
Las series después del #MeToo: los pecados de los padres - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Las series después del #MeToo: los pecados de los padres

‘The Good Fight’ y ‘Anatomía de Grey’ coincidieron en una trama en la que ellas pagan las consecuencias de lo que hicieron ellos

Audra McDonald en el episodio ‘The One About The Recent Troubles’ de ‘The Good Fight’. (Fuente: CBS All Access)

Con motivo de la ausencia de Pamela Adlon en las nominaciones creativas de los Premios Emmy de 2018, Alberto Rey escribió aquí en Fuera de Series una columna en la que decía una frase que es perfecta para ilustrar el tema del que quiero hablar hoy y lo cito textualmente porque yo no podría haberlo dicho mejor: “La polla se la sacó él, las consecuencias las sufre ella”.

El nombre de Pamela Adlon quedó salpicado por culpa de lo que hacía su amigo y colaborador, pero afortunadamente la tercera temporada de Better Things está pisoteando cualquier duda que pudiera haber surgido sobre la capacidad de Adlon de mantener el nivel de su serie. Una serie que escribe, dirige, protagoniza y está inspirada en sus experiencias; no debería haber dudas. Better Things sigue siendo maravillosa, pero todos hemos tenido que mencionar a C.K. en las críticas, porque hacer alusión al tema era inevitable. 
Y da rabia.

Que los delitos sexuales los cometan ellos y las consecuencias las paguen ellas es un tema que han abordado abiertamente dos series en el último año. La primera fue Anatomía de Grey en los episodios Judgement Day (14×20) y Bad Reputation (14×21), en los que por una confusión se anulan unos contratos de confidencialidad que habían firmado 13 mujeres que fueron acosadas sexualmente por Harper Avery, un hombre que le dio nombre al prestigioso premio al que todos aspiran en la serie y a una fundación que avala 70 hospitales, incluido el Grace Hospital. Catherine Fox, su hija, se ofrece como chivo expiatorio para intentar que el escándalo no afecte miles de puestos de trabajo.

Jackson, Meredith, Catherine y Richard en el episodio 14×21 de ‘Anatomía de Grey’. (Fuente: ABC)

En el caso de Catherine, fue ella quien gestionó personalmente los contratos de confidencialidad, pero no para proteger a su padre, lo hizo porque aquellos eran otros tiempos (pre #MeToo) en los que las mujeres no eran escuchadas en esas situaciones y darles dinero fue la mejor forma que encontró para compensarlas: “No estoy avergonzada de mí, estoy avergonzada de lo que hizo mi padre”, dijo refiriéndose a ese tema en el episodio.

The Good Fight planteó una situación similar en el primer episodio de esta tercera temporada, del que por ser más reciente no comentaré con todos los detalles pero, para lo que nos atañe aquí, solo hace falta decir que la hija de otro señor poderoso y respetado por todos es la que está pagando las consecuencias de sus actos, en una trama que parece que tendrá ramificaciones y continuidad en toda la temporada.

Pamela Adlon hizo una declaración oficial sobre el asunto Louis C.K. el 10 de noviembre de 2017, pero año y medio después se le sigue preguntando por el tema y, tal como explica en esta entrevista en New Yorker, lo mismo ocurre con otras mujeres que han estado vinculadas con él social o laboralmente. Son ellas las que tienen que justificarse constantemente.

Crítica: ‘The Good Fight’ 3×01 — ‘Basado en problemas recientes’
La serie regresa con un capítulo que demuestra que está en plena formafueradeseries.com

Subir