Fuera de Series Fuera de Series

Netflix prueba con ‘Día a día’ que solo le importan las minorías si dan dinero

Todos sabemos que esto es un negocio, pero Netflix presume de unos valores que luego no demuestra

Ay, Lupita, nosotros también tenemos el corazón roto. (Fuente: Netflix)

Cosas que no le importan a Netflix: la calidad de sus productos, las buenas críticas, la representación de las minorías, la satisfacción de sus clientes. Cosas que le importan a Netflix: algoritmos. No es algo nuevo. Nadie dijo que Ted Sarandos fuese una hermanita de la caridad. Pero la cancelación de Día a día y la forma en la que fue anunciada ayer demuestra que sus decisiones se toman solamente en función de reglas matemáticas y que, si los números no dan, sus valores se convierten en papel mojado.

“Hemos tomado la muy difícil decisión de no renovar Día a día por una cuarta temporada. La elección no ha sido fácil. Hemos pasado semanas intentando encontrar la forma de hacer otra temporada, pero simplemente no hay suficiente gente viéndola para justificar otra temporada”, anunciaba Netflix. Todo se reduce al número de espectadores (del primer mes, ese es otro melón por abrir), lo cuál es irónico si tenemos en cuenta de que se trata de la única serie que tienen en la que se representa la minoría latina norteamericana. Y más siendo una serie cuya promoción ha sido nula.

Netflix no es la primera cadena que nos rompe el corazón con una cancelación (un abrazo calentito para Pushing Daisies, allá donde esté), pero resulta insoportable la hipocresía con la que comunica este tipo de cosas. Que vayan de coleguitas por redes sociales mientras nos clavan el puñal es algo que podrían ahorrarse. Que no quieran darnos pena porque han hecho todo lo posible por salvar la serie pero al final no les ha dado la gana. Tienen el dinero para hacerlo.

Es su dinero, claro. No tienen por qué gastarlo en algo que no sea rentable. El problema está en no entender bien qué es rentable. HBO, por ejemplo, ha mantenido series con audiencias bajas (pongamos por caso Girls) porque eran relevantes desde el punto de vista de comunicación, pero también creativo. Nadie en el mundo estaba haciendo algo como la serie de Lena Dunham, generacional, atrevido y feminista y por eso era importante. Nadie estaba haciendo tampoco algo como Día a día y la crítica especializada lo sabía. Otro ejemplo: durante años los operadores de cable han mantenido los canales de documentales, aunque no fuesen los más vistos, por ser bien valorados.

El discurso de Netflix se hizo especialmente desagradable cuando escribieron lo siguiente: “Y para todo aquel que se haya sentido representado, posiblemente por primera vez, por Día a día, por favor, que esto no te haga pensar que tu historia no es importante”. PERO A VER. Exactamente lo que dice esta cancelación, y el motivo dado (no había suficiente gente viéndola), es que las historias de esas personas pertenecientes a una minoría no son importantes. Lo que importa es la mayoría, el volumen, la masa.

Pero hay algo que el algoritmo de Netflix no puede medir y es cuánto nos gustan las series que vemos. Yo he visto capítulos de La maldición de Hill House pero no me apasionaron, Narcos me aburre y Kingdom me hizo huir. Hay otras series de la plataforma en las que cuento como espectador, pero que no echaría demasiado de menos. Sin embargo, Día a día es, hoy por hoy, la única por la que pienso que mi suscripción a Netflix vale cada céntimo. ¿Cómo puede el Big Data medir eso?

En teoría, lo monitorizan según lo rápido que vemos las series, si seguimos viendo un episodio tras otro sin parar y nos ventilamos la temporada en un fin de semana. No, señores, yo estoy dosificando la tercera temporada de Día a día porque quiero que me dure. Porque cada episodio lo reservo para un momento especial que me llene el corazón de amor.

Me importan un rábano las otras cien series que prepara Netflix. Me importan tres pimientos los nuevos capítulos de Altered Carbon (que con el precio de uno, pagas la temporada completa de la sitcom de Rita Moreno). Solo me importaba de ellos Día a día (y Master of None, que está en el limbo). Así que me voy a esperar con los brazos en jarras a que llegue Disney+.

Por todo esto debes ver ‘Día a día’
La redacción de Fuera de Series te da las razones para subirte a la tercera temporada de la sitcom de Netflixfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir