Quantcast
‘Sex Education’ le da la vuelta a los clichés de los adolescentes y el sexo - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Entrevistas

‘Sex Education’ le da la vuelta a los clichés de los adolescentes y el sexo

Los responsables de la serie de Netflix nos cuentan cómo se puede subvertir, y homenajear, a las comedias juveniles de los 80

Asa Butterfield y Gillian Anderson, madre e hijo en ‘Sex Education’. (Fuente: Sam Taylor/Netflix)

La sombra que proyectan sobre el género teen las comedias ochenteras de John Hughes es, a veces, casi una losa. Títulos como La chica de rosa, El club de los cinco o Todo en un día han adquirido un estatus de clásicos que hace prácticamente imposible que ningún título juvenil nuevo pueda eludir las comparaciones con ellos, y si las buscan directamente, la situación aún puede ser peor. O no, porque eso justamente es lo que hace Sex Education, una comedia de Netflix con un aura atemporal y, al mismo tiempo, muy del siglo XXI porque trata el sexo adolescente de frente.

Su creadora, Laurie Nunn, y sus actores eran muy conscientes de que estaban trabajando con referencias reconocidas y reconocibles, pero querían ir más allá. Es en lo que más hincapié hicieron en la jornada de prensa que la plataforma organizó en un Londres prenavideño y lluvioso, y en la que la mayor expectación de los periodistas estaba en preguntarle a Gillian Anderson qué había visto en el papel de la terapeuta sexual cuyo inexperto hijo adolescente da lecciones de sexo en unos baños del instituto que parecen sacados de una secuela de Los juegos del hambre.

“Era muy divertida y no podía dejar de leer el guión. Me reí a carcajadas muchas veces, lo que no pasa a menudo. Me gustó el personaje de Jean. Me pareció que era peculiar y divertida, y creo que no la había visto antes. Y me encantó la relación con su hijo”, explicaba Anderson de una comedia que sigue la apuesta de Netflix por el género teen, una apuesta que se diversifica en dramas muy intensos, como Por trece razones, o series con un tono muy específico como esta Sex Education. Ese tono, a caballo entre las comedias juveniles de los 80 y un tratamiento más franco del sexo, es lo que atrajo a todos los involucrados en ella y es lo que le consiguió el trabajo a su creadora, Laurie Nunn, una guionista con poca experiencia.

Otis y su amigo Eric son los dos principales protagonistas de la serie. (Fuente: Sam Taylor/Netflix)

El proyecto, de hecho, es un encargo. La propia Nunn apunta que en Netflix habían visto un documental sobre adolescentes que hablaban de sexo con un psicólogo y se preguntaron si de ahí podía salir una serie. “Durante la escritura, fue muy divertido coger todos los tropos ya probados del género juvenil e intentar encontrar la manera de darles la vuelta por completa y subvertirlos. Y lo mismo con algunas de las cosas más problemáticas que ocurren en las comedias románticas adolescentes”, explica la guionista: “Hay gente haciendo apuestas y mintiendo, y manipulando para que alguien acabe con cierta persona que realmente no ha dado su consentimiento. Esto siempre estuvo presente, cómo darle la vuelta a estos clichés, divertirnos con ellos y mostrar lo que son, un poco problemáticos”.

Ahí es donde Sex Education llama más la atención, en el notable punto de vista femenino de muchas historias. Una de sus actrices, Aimee Lou Wood, apunta que “las mujeres no son accesorios, no son la chica guay a la que yo deseo y quiero conseguir y la historia va a ir sobre cómo la consigo. Aquí hay mujeres explorando su sexualidad. Y los chicos también hablan sobre cosas que no se suelen ver, hablando sobre su masculinidad en lugar de sólo ‘oh, esta noche vamos a triunfar’”.

La premisa de la comedia se centra en Otis (Asa Butterfield), un chico virgen y lleno de complejos que utiliza las charlas de su madre, terapeuta sexual, para montar con otra chica y con su amigo Eric una “asesoría” sobre sexo para los alumnos de su instituto. En cada episodio, Otis ofrece consejo a diferentes adolescentes que pintan un panorama poco idealizado y más realista de sus preocupaciones sexuales. Pero, al mismo tiempo, que provoca más de una situación cómica.

“No hay una sola cosa que haya creado su incomodidad”, explica Asa Butterfield sobre su personaje: “Definitivamente, creo que el diálogo muy abierto en casa, los vídeos que ha debido ver, los cuentos que le contaron para irse a dormir, todo eso alimenta su ansiedad mientras atraviesa la pubertad (…). En el instituto, todos sabemos que da miedo tener esa edad, que todo el mundo esté teniendo sexo y tú no sabes ni por dónde empezar. Hay una gran presión sobre los jóvenes, y no debería haberla”.

Entre chicos y chicas descubriendo su orientación sexual, deportistas que enmascaran sus inseguridades metiéndose con los demás, parejas con problemas de comunicación y Otis sintiendo que se queda fuera de todo, Sex Education pretende no ser otra comedia más sobre adolescentes obsesionados con el sexo. Laurie Nunn resume su tono y sus aspiraciones afirmando que “es un poco como si quisieras revivir tus años de adolescencia y luego piensas “‘no quiero volver ahí nunca’”, y Aimee Lee Wood añade que, aunque el título incluya la palabra “educación”, no hay un afán divulgativo: “es menos una educación de “vamos a enseñarte una lección” y más un “vamos a mostrarte que no estás solo en tus preocupaciones y en tus pensamientos íntimos”. Vamos a explorarlos por ti”.

‘Sex Education’ se estrena el 11 de enero en Netflix.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir