Quantcast
9 curiosidades sobre el quinto episodio de ‘Killing Eve’ - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

9 curiosidades sobre el quinto episodio de ‘Killing Eve’

Cómo se concibió la que es ya una de las escenas del año y algunas anécdotas de ‘I have a thing about bathrooms’

Jodie Comer y Sandra Oh en el episodio 1×05 de ‘Killing Eve’. (Fuente: HBO España)

Killing Eve ha conseguido poner de acuerdo a crítica y público al primer intento, sólo le hizo falta un episodio para que cayéramos rendidos a sus pies. Este no es su mayor logro, según nos contaban en uproxx, Killing Eve es la única serie de cadenas generalistas o cable básico que ha conseguido aumentar su audiencia cada semana en la última década. Esto, en los tiempos actuales, es una proeza.

Cada nuevo episodio de la serie es una fuente inagotable de gifs y de tuits escritos con absoluta devoción, pero el de esta semana, I Have a Thing about Bathrooms (1×05), ha sido un verdadero espectáculo. La escena de Eve y Villanelle en la cocina entrará en todas las listas de lo mejor del año. Para ganarse ese puesto no ha necesitado un gran presupuesto, ni efectos especiales, ni extras, ni 55 noches para rodarse. Con sólo dos personajes, una localización, mucha tensión, una sensualidad sin mirada masculina, dos actrices en estado de gracia y la mano de Phoebe Waller-Bridge, Killing Eve nos ha regalado diez minutos de gloria televisiva.

A falta de tres episodios para acabar la temporada ya hemos podido ver el esperado y explosivo encuentro entre las dos protagonistas de la serie, que se había ido cocinando a fuego lento desde el primer episodio. Ellas habían permanecido separadas físicamente pero la presencia de la otra las seguía como una sombra de fascinación. Esta escena no sólo es disfrute para nosotros como espectadores, también es decisiva para el devenir de la historia.

Esa cena lo ha cambiado todo, aunque sigan siendo rivales, se ha sembrado la semilla de saber quién está moviendo unos hilos de los que ninguna de las dos querrá ser una marioneta. Villanelle jugó su carta haciéndole saber a Konstantin que sabe más de lo que parece, aunque por ahora sólo sea un número.

Permitidme que antes de continuar me recree con estos tres gifs, pero llevaba desde el 22 de febrero, cuando publiqué en la web la noticia con el trailer de la serie, esperando este momento:

Curiosidades de la cena entre Eve y Villanelle

  • Phoebe Waller-Bridge le contó a The Wrap que la escena forma parte de la historia que se desmarca de la obra que adapta, la serie de novelas Villanelle de Luke Jennings. He ojeado Codename Villanelle, la que ya está publicada, y ese encuentro no se produce. La segunda parte, Villanelle: No Tomorrow, se publicará en 2019 (la adaptación se hizo con base en los manuscritos). La que es por ahora la escena más importante de la serie, y en la que Waller-Bridge se centró antes de desarrollar el resto de la temporada, no aparece como tal en la obra original.
  • En el mismo artículo, Sandra Oh hablaba de la importancia del vestido que le regala Villanelle y que es el punto de partida de la escena. Oh dice que el vestido es un regalo psicológico con el que Villanelle le dice a Eve cómo la ve a través de sus ojos, que no es como Eve se ve a sí misma. Villanelle empieza ganando el juego, porque Eve no puede resistirse.
  • Esta fue la primera escena de la serie que escribió Waller-Bridge, incluso antes de tener el esquema de temporada. Tuvo listas las nueve páginas para la audición de Jodie Comer junto a Sandra Oh, y con ellas marcó el tono del resto de la serie.
  • La química entre ambas actrices fue inmediata. Jodie Comer llegó a la audición directamente del aeropuerto de Los Ángeles y Sandra la estaba esperando con una tarta de arándanos para que Jodie pudiera interpretar de forma más natural. La actriz se comió la tarta entera durante el proceso que, por cierto, se hizo con Phoebe Waller-Bridge vía Facetime, tal como explicó Sandra Oh en esta charla.
  • En Vanity Fair publicaron un artículo a modo de detrás de cámaras en el que diseccionan la escena con sus protagonistas, el director del episodio y su creadora. Para empezar, cada uno la describe desde su punto de vista. Jon East, el director, la define como home invasion, Sandra Oh la ve como una escena de baile loco entre Fred y Ginger, Comer como una comida entre amigas y Waller-Bridge como si un lobo fuera a casa de un ratón a tomar el té.
  • El Shepherd’s Pie un plato británico que es como una lasaña con dos capas, una de carne de tercera picada y una de puré de patata. El día del rodaje, para que Jodie Comer no tuviera una indigestión por comer tanta carne al repetir las tomas, se usó un trampantojo y la carne era en realidad una masa con maíz.
  • Para que Sandra Oh se mantuviera mojada entre escenas, le untaron el cuerpo y el pelo con un gel y la rociaban con glicerina antes de empezar a rodar.
  • El rodaje de la escena duró once horas y el director decidió que no era necesario hacer movimientos de cámara porque quería centrar nuestra atención en los rostros de las actrices.
  • Waller-Bridge decidió ambientar la escena en un entorno doméstico y alejarse de los clichés típicos del género que incluyen personajes detrás de rejas o amordazados, atados a una silla o con una pistola apuntando a su cabeza. Estas situaciones en entornos cotidianos son ya marca de la casa, como en los encuentros de Eve con Carolyn en una tienda de barrio o en la carnicería.

“Oh, thanks, Eve, that was deliciousss!”

Disfrutamos tanto viendo Killing Eve que no nos detenemos a contemplar, admirar y aplaudir lo difícil que es conseguir un resultado que parece tan natural y orgánico. En este vídeo podemos ver los dos últimos minutos de la escena, que son una buena representación de las mayores virtudes de la serie; pasamos del terror a la tensión sexual y del thriller al humor con un parpadeo. Killing Eve es una serie única.

‘Killing Eve’ está disponible todos los lunes en HBO España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir