Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

¿Debería ‘Killing Eve’ haber tenido una sola temporada?

Entre algunos críticos se ha extendido la sensación de que la segunda temporada de la serie no debería haber existido

Villanelle, en la temporada 2 de ‘Killing Eve’. (Fuente: BBC America)

En ocasiones, hay series cuyas primeras temporadas son tan exitosas y presentan una historia tan redonda, que cuando son renovadas es inevitable preguntarse si la segunda entrega estará a la altura. Hay hasta quien se pregunta si no deberían haberse quedado ahí, en esa primera temporada. Es un comentario que acompañó a True Detective y que se está asociando últimamente a Killing Eve, el drama de espionaje que, en realidad, es más una comedia negra sobre la insana atracción entre dos mujeres diferentes, pero iguales.

La crítica de Variety, Caroline Framke, comparaba ayer esta serie de BBC America con Barry, otra ficción sobre un asesino a sueldo, afirmando que, inicialmente, creía que las dos deberían haber tenido una única temporada, pero que la serie de HBO le había hecho tragarse sus palabras. Killing Eve, sin embargo, la había reafirmado en su creencia, y señalaba en Twitter que “ha fracasado en justificarse más allá de ‘¡mira esta química sexual!’”

¿Es así? ¿De verdad las peripecias de Eve y Villanelle no daban más de sí tras sus primeros ocho capítulos? Probablemente, dependerá de lo que consideramos que nos está ofreciendo Killing Eve.

Si creemos que es una serie en la que es importante la trama, y que no había mucho más que contar una vez que el MI6 encontraba a Villanelle en Rusia, probablemente sí, la temporada 2 no hacía falta. Si lo que pensamos es que es más una exploración del lado oscuro de sus personajes y, sobre todo, es la historia de la corrupción moral de Eve Polastri, sus siguientes ocho capítulos están más que justificados.

Eve y Carolyn, en la segunda temporada. (Fuente: BBC America)

Lo que la showrunner de la segunda temporada, Emerald Fennell, ha propuesto no es tan distinto de lo que el doctor Lecter pretendía hacer con Will Graham en Hannibal. El psiquiatra asesino estaba convencido de que, en el fondo, Graham albergaba sus mismas tendencias homicidas y su mismo lado oscuro; por eso podía elaborar perfiles psicológicos tan precisos de los psicópatas que el FBI investigaba. En el caso de Eve, bajo su vida personal anodina y su exterior corriente y moliente late una atracción por el peligro, por la muerte, por la manera en la que Villanelle disfruta de la vida mientras se dedica a arrebatarla al mismo tiempo.

Y es muy cierto que la existencia de Killing Eve se justifica por ver la química desarrollada entre Sandra Oh y Jodie Comer. Se nota cuando están separadas y explota en electricidad cuando están juntas. Si algo la define es el puro entretenimiento que ofrecen ambas actrices y los viajes de sus personajes. Una se deja tentar cada vez más por esa faceta secreta suya amante del riesgo y lo prohibido; la otra experimenta emociones nuevas y que asume que son cosas que quizás no lo sean.

El juego de atracción, repulsión, posesión, tentación, necesidad y horror entre las dos es lo que impulsa la serie, que se preocupa mucho más por desarrollar a sus personajes que por construir tramas de espionaje que vayan más allá del mero macguffin. Estaríamos viendo a Carolyn quejarse de la obsesión de servir huevos en el desayuno durante meses.

Las dos temporadas de ‘Killing Eve’ están disponibles completas en HBO España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir