Quantcast
¡Es mejor que no te toque la lotería! Estas 7 series nos lo han demostrado - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

¡Es mejor que no te toque la lotería! Estas 7 series nos lo han demostrado

Después de leer esto te sentirás mejor si tienes que conformarte con que te haya tocado “lo echado” o, directamente, nada

(Fuente: Netflix)

Cada 22 de diciembre, la ilusión se da de bruces con la realidad y la probabilidad, porque solo hay una posibilidad entre cien mil de que te toque el soñado Gordo de la lotería de la Navidad. Así, es probable que a estas horas tú también seas uno de los que, como mucho, tengas que conformarte con haber recuperado lo que has jugado con tus amigos, con el número del trabajo o con la participación del bar de la esquina. Casi mejor. Porque como ha narrado la ficción televisiva en diversas ocasiones, convertirse en millonario de la noche a la mañana no es fácil y lo único que conlleva, además de llenar tu cuenta bancaria de ceros, es complicarte la vida.

Desde series cuya historia principal estaba marcada por la lotería a otras en las que fue motivo de una trama episódica, repasamos cómo la televisión ha dramatizado qué pasa cuando el azar está de nuestra parte y nos convierte en millonarios.

‘Perdidos’ y los números malditos

El jugador de lotería más conocido de la ficción televisiva es Hurley, el personaje de Perdidos que llevó a muchos a encomendarse al 4–8–15–16–23 y 42 para tentar a la suerte. Y eso que, cómo escuchó el personaje de Jorge García de un compañero de la clínica mental en la que pasó una temporada, los números estaban malditos.

Algo de razón debía tener porque, después de convertirse en ganador de 144 millones de dólares, Hurley es testigo de la muerte de su abuelo y del incendio de la casa que le compra a su madre, además de ser detenido tras ser confundido por la policía con un traficante de drogas. Y por último, como sabemos, termina embarcándose en el vuelo 815 que le llevó a la isla desierta más conocida de la televisión.

‘The Syndicate’, compartiendo suerte

(Fuente: BBC)

En 2012, la BBC estrenó The Syndicate, un drama que se centraba en un grupo de personas que compartían un boleto de lotería y resultaban ganadores. En cada una de sus tres temporadas la producción se desarrollaba en un entorno diferente aunque de orígenes humildes: en la primera los aspirantes a millonarios trabajan en un supermercado, en la siguiente en un hospital y en la última entrega forman parte del personal del una casa señorial. Creada por Kay Mellor, esta producción británica, que próximamente regresará con una nueva entrega, es un excelente aviso para aquellos que juegan a la lotería junto a sus compañeros de trabajo. Y es que todo es tranquilidad cuando semana tras semana la cuenta de resultados asciende a cero, pero las cosas pueden cambiar rápidamente si pasas semanas sin pagar tu parte y de repente sonríe la diosa fortuna.

A lo largo de sus 17 episodios, The Syndicate también explora los problemas que causa una lluvia de millones en el entorno familiar, el papel de los bancos y los medios de comunicación cuando tienes algo que les interesa o como cambian las relaciones en un grupo de amigos cuando hay un millonario entre ellos. Un año después de su estreno ,la norteamericana ABC anunció un remake que llevó por título Lucky 7, pero solo duró dos episodios debido a las bajas audiencias.

‘At Home with the Braithwaites’, guardando el secreto

Antes de reflejar los efectos de la lotería en los entornos laborales, la televisión británica se centró en una familia para narrar los problemas que acarrea un boleto ganador. Y lo hizo de la mano de Sally Wainwright, creadora de series como Happy Valley y Gentleman Jack, que debutó en esa faceta profesional con At Home with the Braithwaites. “Es como cuando descubres que estás embarazada”, comenta Alison Braithwaite mientras mira incrédula el boleto que le regaló su hija pequeña por su cumpleaños y que le ha llevado a conseguir 38 millones de libras.

Sin embargo, esta ama de casa que vive con su marido y sus hijas en Leeds, decide ocultar a su familia su nueva condición económica y montar una organización benéfica con la que ayudar a la gente. Perteneciente al género de la dramedia, At Home with the Braithwaites se mantuvo cuatro temporadas en antena, aunque el secreto de la matriarca se desveló al final de la primera. A lo largo de sus 26 episodios se adentró en los problemas que causó a las más jóvenes de la familia su boyante economía, los efectos que tuvo la lotería en un matrimonio que no pasaba por su mejor momento y los problemas legales que supuso que la compradora del boleto ganador fuese una menor, entre otros temas.

‘Roseanne’ y el millonario sueño de la clase trabajadora

Pero la lotería también ha sido un argumento interesante para series de televisión de diferentes temáticas, como Roseanne, que utilizó toda una temporada, la novena, para desquitarse de las penurias económicas pasadas con un premio de 108 millones de dólares. Y así, la producción por excelencia de la clase trabajadora cambiaba de registro para adentrarse en el mundo de las dietas de moda, los spas y las fiestas de postín. Una transformación que le costó cuatro millones de espectadores y que se reveló, en el último capítulo de la temporada, como una ensoñación con la que había ocultado la dolorosa realidad. Dan había fallecido de un ataque al corazón al final de la octava temporada.

‘Oz’ y la falta de solidaridad cuando ganas

(Fuente: HBO)

Otras se conformaron con utilizar el guiño de la diosa fortuna únicamente en un episodio, pero no por ser más breves las ensñanzas fueron menos importantes. En el quinto episodio de la temporada 5 de Oz, la producción de HBO que transcurre en el Correccional del Estado de Oswald, el agente Brass se convierte en ganador de dos millones de dólares. Y lo hace gracias a una combinación de números que le dio Rebadow, uno de los presos, quien intentaba conseguir dinero para ayudar a su nieto enfermo de leucemia. Ese detalle es algo de lo que Brass se olvida cuando, sin haber terminado su jornada laboral, abandona su trabajo y desaparece para (casi) siempre.

‘The Office’ y el error de dejar de jugar al número de siempre

(Fuente: NBC)

Los chicos del almacén de Dunder Mifflin también dejaron sus puestos de trabajo cuando les tocó la lotería en el tercer episodio de la octava temporada de The Office. El golpe de suerte lleva a sus compañeros de la oficina a imaginarse qué harían si les tocase la lotería y a tener que trabajar en el almacén hasta que contraten nuevo personal. El principal afectado por el asunto es Darryl, que cuando trabajaba en el almacén compraba lotería con ellos y ahora tiene que ver cómo han ganado con la fecha de su cumpleaños. Su nivel de desesperación es tan alto que le pide a Andy, el director, que le despida para acabar con su sufrimiento. Y cuando este se niega, le solicita su puesto, porque cree que se lo ha ganado.

El problema de no compartir con tus ‘Friends’

Y como en Friends está todo, los guionistas también jugaron con la posibilidad de que el grupo de amigos más conocido de la pequeña pantalla se convirtiese en millonario. Lo hicieron en el decimoctavo episodio de la novena temporada, cuando Joey le pide prestado a Monica su coche para ir a comprar boletos a Connecticut. Al escuchar que estaban en juego 300 millones de dólares, la cocinera se ofrece a llevarle y, de paso, comprar algunas participaciones, un plan al que se apuntan Rachel y Phoebe. Entonces deciden poner un fondo común y, si ganan, dividirlo entre todos menos Ross, que como buen científico les recuerda que tienen más posibilidades de que les caiga un rayo que de convertirse en millonarios.

Cuando se reúnen para ver el sorteo terminan convenciéndole de que participe, pero al descubrir que Monica ha comprado participaciones para compartir únicamente con Chandler surgen las primeras discrepancias. Y terminan perdiendo la mitad de los boletos por culpa de una paloma que asusta a Phoebe cuando sujetaba en la terraza el bol en el que estaban sus posibilidades de comprar los Knicks o de construir el parque temático de dinosaurios/Amelia Earhart. Al final del episodio descubren que nadie se ha llevado el sustancioso bote, pero Gunther les cuenta que un cliente del Central Perk se encontró en la calle un boleto premiado con diez mil dólares. Y eso ya era más que lo echado.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir