Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

Estrellas del cine de los 90 que no pisan la tele: especie en extinción

El desembarco de las actrices más importantes de aquella década ha ido unido al aumento del prestigio de las series

(Fuente: Netflix-HBO)

Entre las nuevas series de televisión que preparan las cadenas de televisión y plataformas se encuentra The First Lady, una serie antológica de Showtime que se centrará en las esposas de los presidentes de los Estados Unidos y que en su primera temporada abordará las vidas de Eleanor Roosevelt, Betty Ford y Michelle Obama. Con Viola Davis confirmada para ponerse en la piel de esta última, recientemente se ha anunciado que Michelle Pfeiffer será la encargada de interpretar a la mujer de Gerald Ford.

La intérprete, conocida por su trabajo en películas como La edad de la inocencia o Las amistades peligrosas, es la última en sumarse a una larga lista de actrices que en la década de los 90 eran cotizadas estrellas de cine y en los últimos años se han pasado a la ficción serielizada. O, como Pfeiffer, regresan al lugar en el que comenzaron su carrera interpretativa. La falta de proyectos atractivos en la gran pantalla o el auge de la pequeña son algunas de las razones de este desembarco cinematográfico al que todavía se han resistido actrices como Kim Bassinger, Jodie Foster o Sandra Bullock. Pero las estrellas de cine de los 90 que todavía no han trabajado en series de televisión, como vemos a continuación, son cada vez menos.

Las pioneras

(Fuente: ABC-TNT-FX)

Una de las primeras estrellas del cine de los 90 que se atrevió a pasar por la televisión cuando todavía no gozaba del actual prestigio fue Meryl Streep, que en 2003 protagonizó junto a Al Pacino Angels in América. La miniserie de HBO que cosechó grandes críticas y reconocimientos y que le sirvió a la actriz para engrosar su palmarés con un Emmy y un Globo de Oro, unos premios a los que volvió a estar nominada con su siguiente incursión televisiva, Big Little Lies, en 2019.

Durante el arranque del siglo XXI, las estrellas de los 90 que habían desembarcado en la televisión y estaban nominadas a un premio televisivo fueron una apuesta casi segura a la hora de hacerse con el galardón. En 2005, Glenn Close, que ya había participado en Will & Grace y El Ala Oeste de la Casa Blanca, fichó por The Shield para interpretar durante toda la temporada a Monica Rawling y con su siguiente trabajo, Damages, que se estrenó dos años después, consiguió tres premios.

(Fuente: Netflix)

Poco antes de que Close protagonizase el thriller legal, en 2006, dos estrellas noventeras se convirtieron en protagonistas de series de televisión: Geena Davis, con Señora Presidenta, y Chloe Sevigny, con Big Love. Las carreras televisivas de ambas han sido muy diferentes, aunque diversas, y a la primera hemos podido verla en El exorcista, Anatomía de Grey o GLOW. Sevigny, por su parte, se ha convertido en un rostro televisivo habitual y, entre otras, ha participado en Hit & Miss, American Horror Story, Bloodline o, más recientemente, We Are Who We Are.

En 2007 fue la ganadora del Oscar Holly Hunter la que llegaba a la pequeña pantalla con Saving Grace, interpretando durante tres temporadas a una agente de policía de vida desordenada que se vuelca en su trabajo para tratar de enmendarla. Posteriormente, la protagonista de El Piano ha participado en producciones como Top of the Lake y Here and Now y recientemente la hemos visto en Succession y La Ley de Comey.

La segunda oleada

(Fuente: FX-HBO-Netflix)

Aunque en aquel entonces podía parecer una moda pasajera, en la segunda década de este siglo el puente entre el cine y la televisión se estabilizó y fueron muchas las intérpretes que protagonizaron series e incluso hicieron de la pequeña pantalla un lugar habitual en el que desarrollar su carrera. Andie McDowell (Diseñando a Jane, The Dress Up Gang), Jamie Lee-Curtis (Navy: Investigación Criminal, Scream Queens) y Sigourney Weaver (Political Animals, The Defenders) fueron algunas de las que apostaron por las series en la primera mitad de la década, pero han tenido una carrera televisiva menos prolífica que dos de sus compañeras, Jessica Lange, que desde 2011 ha participado en cinco temporadas de American Horror Story, además de Feud y The Politician, y Jennifer Jason Leigh, que en la última década ha participado en siete series, entre ellas Revenge, The Affair o Atípico.

Aunque el verdadero desembarco se produjo en la segunda mitad de la década, que inauguraron Uma Thurman con la versión estadounidense de The Slap (tras un arco narrativo en Smash), Christina Ricci con The Lizzy Borden Chronicles, Sharon Stone con Agente X y Winona Ryder con Show Me a Hero. Todas ellas han repetido posteriormente pero las más exitosas han sido, sin duda, las dos últimas. Stone se repuso de su mala elección inicial con papeles episódicos en producciones como Better Things y rarezas incomprendidas como Mosaic, para redimirse en la última temporada, de la mano de Ryan Murphy, con Ratched. Por su parte, Ryder solo tuvo que esperar un año para encontrar su éxito televisivo gracias a Stranger Things y recientemente ha participado en La conjura contra América.

En 2017 el desembarco continuó con otras tres reputadas actrices que si algo han demostrado es que son más selectas a la hora de trabajar en televisión. O lo eran. Porque si parecía que Susan Sarandon comenzaba y terminaba su aventura seriéfila con Ray Donovan y Feud, ahora tiene pendientes un par de estrenos. Es algo similar, aunque menos regular, a lo que sucedió con Nicole Kidman, que le cogió el gustillo al medio y el formato y desde su trabajo en Top of the Lake ha encadenado producciones televisivas y tiene un estreno por año. A Big Little Lies, que le sirvió para recuperar su estatus de estrella, y la fallida (aunque nominada) The Undoing, le seguirá este año Nine Perfect Strangers. Por su parte, Demi Moore, que debutó con Empire, participó en 2020 en Brave New World y tiene pendiente el estreno de la adaptación del podcast erótico Dirty Diana.

Una y no más

(Fuente: Netflix-CBS-Amazon Prime)

Pero si hablamos de capacidad para seleccionar sus proyectos, hay seis actrices que destacan sobre todas las demás. Ya sea porque no le reportaron el éxito que esperaban o porque encontraron la experiencia poco gratificante, algunas de las actrices más solicitadas de los años 90 dejaron su experiencia televisiva en una única producción. Halle Berry (Extant), Drew Barrymore (Santa Clarita Diet), Diane Keaton (The Young Pope), Julia Roberts (Homecoming), Emma Thompson (Years And Years) y Kate Winslet (Mildred Pierce) solo cuentan con una serie de televisión en su filmografía, aunque la última saldrá este año de esta reducida lista con el estreno de la miniserie de HBO Mare of Easttown.

Sí, pero no

(Fuente: TBS)

El atractivo de anunciar que una reconocida estrella de cine, sea de la época que sea, participa en una serie de televisión es el sueño de cualquier departamento de marketing. Y, en los últimos años, se han anunciado proyectos que contaban con caras conocidas al frente de su reparto, pero que se han perdido en el fragor de los estrenos. En 2016 HBO anunció que Natalie Portman protagonizaría la adaptación del libro We Are Completely Beside Ourselves, con Marta Kauffman a cargo de la dirección. El debut televisivo de Portman finalmente se produjo, con un rol episódico, en Angie Tribeca porque el anunciado proyecto nunca llegó a la parrilla del canal de cable y nada se sabe de él.

Algo similar sucedió un año después con Meg Ryan, que iba a protagonizar en Epix Picture Paris. Basada en un cortometraje de 2011 protagonizado por Julia Louis-Dreyfus y creado por su marido, Brad Hall, esta sitcom iba a narrar la historia de una mujer sueña con viajar a París tras ver cómo sus hijos abandonaban el nido y sentirse insatisfecha con su vida. Era una propuesta en la que Ryan habría encajado muy bien, a la vista de su filmografía, pero que por alguna razón que se desconoce no cuajó. Esperemos que el proyecto de Michelle Pfeiffer tenga más suerte que los de Portman y Ryan.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir