Fuera de Series Fuera de Series

AD

In our opinion

In our opinion: Las mejores series médicas de la historia

¿A qué hospital irías en una emergencia?

Joseph Lister, el médico que tuvo la brillante idea de desinfectarse las manos (Fuente: BBC News)

Es una verdad universal: a poca gente le gusta ir al médico. Sin embargo, introducirnos en el mundo hospitalario nos provoca una curiosidad que pocos podemos resistir. El fenómeno de este género televisivo ha hecho que nos plantemos frente al televisor sin importarnos a quién van rajar en canal y viviéndolo como si lleváramos un bisturí en la mano. De hecho, incluso podemos encontrar merchandising de estas series que marcan a aquellos a los que la sangre les parece más atractiva en un quirófano que en la boca de un vampiro.

Vamos a por el top de series médicas. ¿Por qué no 10? Lo sentimos, no ha sido posible realizar esta conexión…

Puesto número 12: Night Shift

Esta serie daba juego. En su mayor parte, los protagonistas venían de hospitales de campaña en el ejército por lo que la soltura, rapidez y agilidad con la que trataban a los pacientes era maravillosa. Peleas en medio de un turno de noche entre compañeros o pacientes y sanitarios, amores y desamores que causaban sensación y un director que dio un giro brutal a su personaje, nos podría haber aportado aún más si hubiera continuado en emisión. No era una grandeza de serie pero es digna de destacar.

  • Puesto número 11: Private practice

El spin-off de nuestra querida Anatomía de Grey. Cuando unes unas protagonistas de tanto peso es indiferente el tema que estén tratando, es raro que lo hagan mal y punto. Cierto es, que esta serie se centraba mucho más en los escarceos amorosos y menos en la clínica de fertilidad que llevaban cuando les daba hueco salir de las sábanas. Pese a ello, se merece estar entre las elegidas.

  • Puesto número 10: The good doctor

Muchos fans os preguntaréis por qué no tiene un puesto más elevado. Queridos míos: comenzó requetebien pero la desaparición de uno de los protagonistas y la ausencia de quirófanos y sangre hace que descienda puestos cuando podría ser una serie brillante. Estáis en contra, lo sabemos, pero no puede equipararse a series con ritmo que hace que la adrenalina suba ni tampoco encontramos casos tan emocionantes que nos lleguen al alma.

  • Puesto número 9: Transplant

No sube más puestos porque está en sus comienzos y esperamos ver un poquito más de esta serie que nos está conquistando. Recién llegado de su Siria natal donde ha ejercido como médico de urgencias, ahora, nuestro protagonista debe enfrentarse a unos retos completamente inesperados. Esta serie tiene un piloto de auténtica locura con explosiones, tratamiento de urgencia in situ y una cantidad de trabas inimaginables para un médico inmigrante que cuida de su hermana pequeña. La serie es adorable, sus compañeros son de 10 y vemos procedimientos médicos continuamente. Una gran promesa sin duda.

  • Puesto número 8 Getting On

Comedia hilarante y, al mismo tiempo, un drama loquísimo basado en una serie de la BBC que nos llega de la mano de Laurie Metcalf como protagonista. No se puede pedir más. No es una serie médica al uso y por eso la traemos, ya que trata de la vida en un geriátrico con enfermeras, médicos y personal administrativo completamente saturado en un sistema sanitario colapsado. De por sí, es un tema muy duro de tratar. Muy pocas temporadas pero compensan todas y cada una de ellas.

  • Puesto número 7: House

Drama. Mucho drama. House nos puede parecer hilarante en ocasiones pero es un personaje muy polémico: drogadicto, arrogante, solitario, prepotente, abusador… pero el mejor médico para diagnosticarte aunque pueda matarte en el intento y siempre tenga en cuenta el lupus. House entró en nuestras casas y nos cautivó por completo con una historia terrible a sus espaldas a la que no le habría dado importancia si el paciente no hubiera sido él. Muchos residentes han pasado bajo su mando y unos cuantos nos marcaron pero la serie es, eminentemente, él. No veréis mucho quirófano pero sí los casos más curiosos del mundo médico.

  • Puesto número 6: Doctor en Alaska

Joel Fleischman (Rob Morrow), un médico judío recién licenciado, obtiene una beca que lo lleva a un pueblecito llamado Cicely, en Alaska. Lo difícil de odiar un sitio, es que la gente te adore y que seas útil. Esto es lo que le pasa a Fleischman, al que cada vez se la hace más difícil abandonar las tierras heladas y volver a su hogar. Aquí descubrimos a John Corbett y a unos personajes adorables que permanecerán siempre en nuestro recuerdo. No es una serie muy médica pero era imposible no traer algo tan divino como la historia de un médico rural.

  • Puesto número 5: Scrubs

¿Cómo no íbamos a traer la serie más loca se las series médicas? Unos residentes que no saben por dónde mover pieza porque los jefes lo saben menos aún. Ensoñaciones en medio de los turnos que dejaban al espectador dejando la vida del paciente en un segundo plano y centrándose en la estupidez máxima del protagonista. Diversión asegurada.

  • Puesto número 4: Code Black

De esta serie duele hablar. Su cancelación fue de las peores decisiones para los fans de las series médicas con un toque muy realista. La aproximación de Code Black a nuestra querida Urgencias es monumental. La inmediatez, la enseñanza, la locura, el cansancio y la maestría ante situaciones extremas la convierten en la serie que pudo haber sido y no fue. Una gran pérdida para los amantes del género. ¡¡¡Ese elenco dios mío!!!

  • Puesto número 3: Anatiomía de Grey

Shonda: qué bien lo haces reina. Tantas temporadas y aún seguimos enganchados a ella. Anatomía de Grey es la serie de las desdichas pero aprendes mucho del mundo hospitalario, de hecho, hay merchandising en el que pone y cito: «Veo Anatomía de Grey, soy casi un cirujano». Tal cual. Los mejores y los peores momentos los hemos pasado de la mano de ellos. Bombas, raptos, tiros, bodas, partos, comas, quemados, muertes y más muertes a las que hemos sobrevivido y pasado página porque ya vendrán tiempos mejores. A lo que no sobreviva Meredith Grey no sobrevive nadie.

  • Puesto número 2: Urgencias

En esta ocasión duele pero no por que no durara muchas temporadas o no cerrara la serie como es debido, si no porque no está en el puesto número 1, aunque Urgencias puede ser reconocida como la mejor serie médica de todos los tiempos. De ella, aprendieron las demás a estar a la altura. Muchos actores ahora son grandes estrellas del cine y la televisión, y es que por esos pasillos de este hospital de Chicago, ha pasado hasta el protagonista que encabeza nuestro listado: Alan Alda.

  • Puesto número 1: M.A.S.H

De esta serie, Fuera de Series, hablará otro día en profundidad porque son demasiados los matices que tiene como para dejarla en un simple párrafo aunque ocupe el primer puesto y es que M.A.S.H es la serie médica. Ambientada en la guerra de Corea, fue una creación atrevida políticamente ya que estaba hecha en tono de comedia cuando Vietnam estaba en el más fresco de los recuerdos. Irreverente y dolorosa, es lo que hoy en día conoceríamos como dramedia en estado puro. El dolor de la guerra, sus pocos recursos y el comienzo de la medicina moderna, hace que veamos cómo se operaba antes de que te sedara un anestesista en toda regla, que el suelo fuera de arena mientras las bombas caen a tu lado. Un ejemplo a seguir y un maestro al mando. Hay que quitarse el sombrero con todos sus protagonistas pero Alan Alda está hecho de otra pasta. Te subimos al podium por todas tus facetas como actor y por enseñarnos tanto. Gracias M.A.S.H.

Y sí, sabemos que seguro que nos hemos dejado tu serie médica favorita, sea esta Chicago Med, Heart of Dixie, Doctora Quinn, Nip/Tuck, Royal Pains, The Resident, Hospital General, St. Elseware, Nurses, Médico de Familia, Hospital Central, Nurse Jackie… esperamos que nos la recuerdes en Twitter

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir