Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

Janice y otros ex con los que los protagonistas de ‘Friends’ se portaron fatal

No, Janice no era insoportable y no, en las rupturas estos amigos no siempre tenían razón

(Fuente: NBC)

Ahora que estamos todos muy arriba con esto de Friends: The Reunion, creo que es justo decir que nunca una serie hizo tanto honor a su nombre. Ross, Monica, Chandler, Rachel, Joey y Phoebe, a fuerza de capítulos, se convirtieron en amigos de toda una generación. Y como ‘colegas’ eran maravillosos; aquello del I’ll be there for you de los Rembradts se lo tomaron a pecho si estaba relacionado con la amistad. Lo de su vida amorosa y ser buena pareja ya era otro cantar.

Durante diez años que estuvieron en antena, a los protagonistas de la popular sitcom les dio tiempo a tener ligues de todo tipo. Con algunos era comprensible que salieran corriendo en dirección contraria (¿Cómo olvidar a Pete Becker (Jon Favreau), el multimillonario novio de Mónica que quería ser campeón de lucha definitiva o a Cheryl (Rebecca Romijn), la despampanante novia de Ross que no tenía el más mínimo concepto de lo que era la higiene?). Sin embargo, también hubo otros tantos que se merecían algo mucho mejor que lo que se encontraron al salir con Ross, Monica, Chandler, Rachel, Joey o Phoebe. Sabemos que todo el mundo mete la pata, pero en ocasiones fueron bastante crueles.

Y como no hay nada más divertido que criticar un rato desde el cariño a un buen amigo, estas son las relaciones con las que los protagonistas de Friends se podrían haber portado mucho mejor.

Janice Litman Goralnik (Maggie Wheeler)

Cada vez que Janice aparecía en una sala exclamando su característico «¡Oh, Dios mío!» todos los personajes ponían los ojos en blanco mientras un sentimiento de hastío y molestia descendía sobre ellos. Pero si lo pensamos bien, la exnovia de Chandler primero y de Ross después tampoco hizo nada para merecer semejantes reacciones. Sí, era un poco pesada, vale. Pero su comportamiento con respecto al grupo de amigos no puede considerarse otra cosa sino considerado: cuando descubre que Joey la odia en la primera temporada, en lugar de enfadarse intenta crear nuevas conexiones con él, porque es el mejor amigo de su pareja. Más tarde, Chandler no es capaz de romper con ella él mismo y lo hace a través de Phoebe. ¿Le guarda Janice algún rencor? No.

Cuando tiene una relación con Ross escucha todos sus dramas pacientemente (y el mayor de los Geller tiene una gran afición por quejarse). Cuando rompe con él porque no puede más (de frente, ¡aprende Chandler!), Ross se escandaliza porque Janice, entre todas las personas, le considera cansino. ¿Con qué derecho? Mientras, Chandler rompe y vuelve con ella una y otra vez. Básicamente, cada vez que se sentía solo y hasta llegó a engañarla diciendo que se mudaba a Yemen para romper con ella. Aquí queremos mucho a Chandler, pero eso es cruel y de cobardes, lo suyo sería que Janice hubiera arrugado la nariz cada vez que se encontraba con él, pero no. En su lugar, se alegra genuinamente por Monica y Chandler (hasta quiere ir a la boda), lo que solo le hace ganar más mentiras por parte de Chandler y Monica para quitársela de encima.

No, Janice no es el monstruo que el grupo de ‘colegas’ querían que pensáramos que era. Era una mujer considerada, paciente y nada rencorosa cuyo único defecto es que hablaba muy alto.

Emily (Helen Baxendale)

(Fuente: NBC)

Pocas personas hay en la serie con las que Ross se haya comportado peor que con Emily (sin contar a Julie y a Bonnie, a la que dejó por raparse la cabeza). Tras cortar con el personaje de Jennifer Aniston, Ross comienza a salir con esta británica aficionada al rugby y destinada a ser otro daño colateral de la relación por antonomasia de la serie. Todo comienza muy bien, pero Rachel redescubre sus sentimientos por el mayor de los Geller en el peor de los momentos: cuando él y Emily van a casarse. Coge la maleta, va directa a Londres y se presenta en la boda justo a tiempo de ver cómo Ross llama «Rachel» a Emily en su propia ceremonia nupcial.

Un momento terrible que, por supuesto, tiene consecuencias en la confianza y la autoestima de la ahora segunda esposa de Ross. ¿Pierde un poco los papeles Emily? Sí. ¿Está justificado que lo haga? También. La serie nos la presenta casi como una loca por querer mantener a Ross lo más alejado posible de Rachel, mudanza a Londres incluida. Desde luego aquello era muy tóxico, pero tampoco podemos decir que la culpemos.

Bobbie el Divertido (Vincent Ventresca)

(Fuente: HBO)

La pequeña de los Geller tampoco se libra de tener un ataque de egoísmo flagrante. Bobbie fue durante bastante tiempo uno de esos ‘novietes Guadiana’ que aparecen y desaparecen según venga la vida. En una de esas veces, se dan cuente que su disposición alegre y relajada estaba bastante relacionada con la gran cantidad de alcohol que ingería. Monica, siendo una buena persona se preocupa y le convence de dejar el alcohol. Resulta que Bobbie el divertido no era tan divertido sin unas cuantas copas encima y Monica, esta vez siendo una mala persona, llega a plantearse pedirle alguna copa a ver si así ameniza la velada. Un comportamiento absolutamente inexcusable por parte del personaje de Cox que, evidentemente culmina con la pareja cortando.

Vince (Matt Battaglia) y Jason (Robert Gant)

Phoebe no tuvo ningún reparo en salir con ambos a la vez porque no era capaz de decidirse entre el bombero sensible y el profesor con bíceps de acero. Llega hasta el punto de establecer una especie de concurso para ver con cuál se queda, competición en la que ninguno de los dos tiene conciencia de estar participando. Como se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, pronto ambos se dan cuenta del doble juego del personaje de Kudrow y mandan a la más ecléctica del grupo de amigos a darse un paseíto con su gato apestoso. En esta historia de traición, lo que más nos consuela es que floreció una nueva amistad: la de Vince y Jason, que hacen equipo frente a la adversidad. Bien por ellos.

Tag Jones (Eddie Cahill)

(Fuente: HBO)

Esta relación de Rachel está ahí, ahí con la de Ross y Elizabeth. Vale que eran los 90 y lo del abuso de poder no se tenía tan interiorizado, pero incluso en aquellos años salir con un subordinado directo (o con una alumna) era algo reprensible. Tag consigue el trabajo solo porque Rachel quiere llevárselo a la cama ya que dejan bien claro que no está cualificado, eso por no hablar del incidente con el informe en el que había dibujado el trasero de su asistente personal. Rachel, por mucho que Tag dijera estar encantado de la vida, si tienes que allanar el despacho de tu jefe para evitar que se entere de lo que estás haciendo es porque está mal. Era una relación completamente desequilibrada. ¿Sabéis con quién hubiera hecho buena pareja Tag? Con Elizabeth.

Erika (Brooke Shields)

(Fuente: HBO)

Joey, como buen famoso, tenía una acosadora. Solo que esta fanática tenía la cara de Brooke Shields y Joey decide aprovecharse de una persona que claramente no está bien de la cabeza para su satisfacción personal. Erika tenía graves problemas mentales y estaba completamente convencida de que Joey era en realidad su personaje en Los días de nuestra vida, el doctor Drake Ramoray. Sobra decir que solucionar el entuerto le cuesta a Joey unos cuantos quebraderos de cabeza.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir