Fuera de Series Fuera de Series

Entrevistas

La escena erótica de Brunol en ‘Merlí: Sapere Aude’, analizada con el creador

Héctor Lozano explica cómo se rodó la secuencia más explícita de Pol y Bruno en el ‘spin-off’ de Movistar+

Carlos Cuevas y David Solans protagonizan la dichosa escena. (Fuente: Movistar+)

Muchos son los temas que ha tocado la primera temporada de Merlí: Sapere Aude (el spin-off con el que Movistar+ ha querido continuar la historia del protagonista del éxito de Héctor Lozano para TV3, Merlí), y sería injusto reducir su impacto a la conversación despertada por una escena en concreto, en la que la explicitud sexual (gráfica, cabe recalcar) era algo mayor de lo que habíamos visto en Merlí.

Tras comentar con el creador de la serie los grandes asuntos de este regreso a la vida de Pol Rubio, parecía también significativo conocer el contexto de la escena de marras que, por mucho que sea adyacente y no más digna de atención que otras tantas, sí ha servido para contactar con un público que no veía la serie y que, sin embargo, ha oído algo sobre esa secuencia.

En ella vemos lo que es, en cierto modo, la culminación del tira y afloja que los personajes de Pol (Carlos Cuevas) y Bruno (David Solans) se traían desde la serie original. La tensión sexual y sentimental, relacionada estrechamente con posiciones de poder, que hay entre Brunol (el nombre que los fans, fenómeno interpretativo insondable, ponen a la pareja o “ship”) escaló hasta La petite mort, el cuarto episodio de esta primera temporada de Sapere Aude, en el que Bruno anima a Pol a fingir que él no es él mismo sino Rai, el chaval por el que Pol siente verdadera atracción, y proyectar sobre él esas fantasías.

La tensión de Brunol culmina aquí. (Fuente: Movistar+)

El momento acaba con Pol mordiendo el pene de Bruno a través del calzoncillo, algo bastante más gráfico y atrevido que lo que acostumbrábamos a ver en la Merlí original. Ante la posible incomodidad de los actores en el rodaje, preguntamos al creador sobre la escena; entre otras cosas, por la necesidad de alguna figura conciliadora (como la que Valentina Morillo explica muy bien aquí): “No, no hace falta ningún coordinador de intimidad. Es una prótesis; es plastilina, bastante dura; y ya está, no hay nada más que eso. Creo que el secreto es tener un buen director que hable con ellos, y no hay ningún problema. Al menos en Merlí ha sido así siempre”.

En muchas de las otras escenas de sexo que hay en la temporada, la enjundia de la acción se queda fuera de campo. Para que nos entendamos, la realización habitual (¿En las series en general? ¿En España? ¿En abierto? Ni nosotros lo tenemos claro) de una escena como esta habría acabado con el plano de la expresión de placer en la cara de Bruno, dejando la fuente de ese placer a la imaginación, y evitando todo lo tocante a la presencia visual del pene. Ese contraplano de Pol, sin embargo, pudo ser lo que hizo destacar la secuencia sobre el resto del retozo de la serie.

Actuar a favor del guion

La estimulación anal de Pol que también se muestra en esta temporada, por ejemplo, sí se queda fuera de campo. “Claro, es que si no sería porno”, replica Lozano. Sin embargo, podría pensarse que lo equivalente hubiera sido enseñar el movimiento de la mano dentro del calzoncillo, cosa que no se hizo. ¿Venía entonces la imagen en el guion? “No me acuerdo, porque a veces se improvisan cosas, pero creo que sí estaba en el guion, y nunca nadie planteó ningún problema”, responde el creador. “Se hizo y ya está. Siempre me he encontrado buenos actores y actrices a favor del guion, que no ponen ninguna pega, y es igual si son homosexuales o heterosexuales”.

El creador, en realidad, no le da demasiada importancia a la escena. “El hecho de que estemos hablando tanto del sexo demuestra que es un tema controvertido, tabú…”, señala. Sobre ese tabú, y su especial arraigo en España, Lozano opina en este otro artículo. “Yo creo que Carlos ha hecho escenas mucho más difíciles en esta temporada, y más interesantes”, continúa. “Se me ocurre la conversación con su padre, cuando se entera de su bisexualidad. O con Bolaño, cuando se la encuentra borracha. Estuvimos más tiempo con alguna de esas secuencias. Hay matices que comportan un trabajo más importante y mas profundo que cualquier escena de sexo”.

La primera temporada de ‘Merlí: Sapere Aude’ está disponible completa bajo demanda en Movistar+.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir