Fuera de Series Fuera de Series

Las series se inspiran cada vez más en historias reales

La británica ‘Quiz’ será una de las últimas en llegar a nuestras pantallas con esa base en la realidad

Matthew McFadyen y Michael Sheen, en ‘Quiz’. (Fuente: Movistar+)

Uno de los estrenos de ficción internacional de Movistar+ para el otoño va a ser Quiz. Esta miniserie de ITV, dirigida por Stephen Frears, cuenta una historia real, la de un matrimonio que hizo trampas para que Charles Ingram, el marido, se llevara el bote de un millón de libras de Quién quiere ser millonario, en 2001. Frears lleva ya bastante tiempo dirigiendo, precisamente, miniseries basadas en hechos reales para la televisión británica, un hecho que se ha puesto muy de moda en todo el mundo en los últimos tiempos.

En junio, por ejemplo, COSMO estrenará en España uno de esos ejemplos ingleses, El escándalo de Christine Keeler. Dramatiza el caso Profumo, un affair de espionaje y sexo que acabó causando la dimisión del primer ministro a principios de los 60 y que fue uno de los más famosos de la historia reciente del Reino Unido. Esos escándalos muy mediáticos han sido de sus materiales de partida preferidos para la ficción. Ahí está también A very English scandal, y no hay que olvidar que el tándem Frears-Sheen colaboró en tres películas que contaban diversos momentos del gobierno de Tony Blair: The Deal, The Queen y The Special Relationship.

Las historias reales son un material muy jugoso porque, por un lado, es posible que fueran conocidas en su época y eso ya otorga una ventaja cara al público, y por otro, la realidad siempre acaba superando a la ficción. La historia de Quiz, desde luego, lo hace, pero tampoco es necesario elegir hechos muy sorprendentes para contarlos en una serie. Ahí está Mrs. America, que narra el caldo de cultivo de la actual polarización en la sociedad estadounidense sobre los derechos de las mujeres a través de las posturas de varias figuras prominentes, tanto feministas como conservadoras, en la ratificación de la Ley de Igualdad de Derechos durante los 70.

‘Mrs. America’. (Fuente: HBO España)

No es un biopic, que es el camino más habitual para estas series, y tampoco gira alrededor de un asesinato a una trama criminal, el otro camino más seguido cuando se hace ficción a partir de algo que ocurrió de verdad. La lista aquí es interminable, desde Dirty John a American Crime Story, Manhunt, Waco. The Act y otro buen puñado de series británicas que, sobre todo, se han dedicado a rescatar a asesinos en serie muy célebres allí, como Appropiate Adult con el asesino de Gloucester, Red Riding con el destripador de Yorkshire o El estrangulador de Rillington Place.

Lo más interesante en este lado, sin embargo, son miniseries sobre crímenes más pequeños, por decirlo de alguna manera, en las que se exploran más sus consecuencias sobre todos los implicados, como El crimen de Liverpool, o ficciones que destapan historias desconocidas para el gran público. El caso de Mrs. Wilson contando cómo la abuela de Ruth Wilson descubrió quién era el hombre del que había enviudado es un buen ejemplo.

Así es como salen del olvido historias como la del diplomático finlandés que salvó a bastantes opositores del régimen de Pinochet en las semanas siguientes al golpe de estado de 1973 (Héroes invisibles). Los Emmy del año pasado tuvieron una nutrida representación de series basadas en hechos reales, desde Chernobyl y Así nos ven a Fuga en Dannemora, y la tendencia no se va a detener. Los biopics (donde quizás podría entrar, más o menos, The Crown) van a continuar, porque ahí está ese proyecto sobre la actriz e inventora Hedy Lamarr con Gal Gadot al frente.

‘Quiz’ se estrenará en septiembre en Movistar+.

La tele se entrega a las miniseries basadas en hechos reales
Los Emmy de este año han confirmado la tendencia con la victoria de ‘Chernobyl’fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir