Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

Lo que debes recordar de ‘Westworld’ antes del estreno de la temporada 3

Repasamos los sucesos clave de la serie y los temas que subyacen bajo sus tramas

Evan Rachel Wood protagoniza ‘Westworld’. (Fuente: HBO)

La serie de ciencia ficción Westworld regresa a HBO España con la temporada 3 el próximo 16 de marzo, tras una larga espera. Su último episodio se emitió en junio de 2018 y, siendo un relato a veces tan complejo, es normal que no recordemos muy bien dónde nos quedamos y algunos de los elementos que nos serán útiles para retomar el hilo de la historia.

Y aunque por los tráilers de la serie tenemos la sensación de que esta tercera temporada más que ir en continuidad pretende abrir una nueva historia ambientada en el mundo futurista al que llegó Dolores al salir del parque, hemos querido recordar los conceptos y momentos clave de la serie.

Temporada 1, ‘El laberinto’: la toma de conciencia

La primera temporada de la serie llevaba por subtítulo “El laberinto” y giraba en torno al concepto de la conciencia de la existencia propia, al que irían llegando algunos de los robots anfitriones.

En aquellos episodios, Dolores recordaba haber protagonizado una masacre ocurrida en el parque años atrás y que terminó con la vida de Arnold Weber, uno de los cofundadores del parque Westworld. Esto era un plan que él mismo había diseñado al darse cuenta de que los robots estaban desarrollando sentimientos, así que instaló en Dolores una personalidad violenta, la de Wyatt, y le dio instrucciones para ese sangriento deselance.

En cierto modo, aquella historia se repite: Dolores vuelve a Escalante (aquel pueblecito con la iglesia blanca donde sucedió la primera masacre) cuando ya tiene conciencia plena y termina matando a Ford. Sin embargo, nuevamente se trataba de un plan inducido, pues el científico había estado jugando con ella a través del laberinto.

Precisamente aquel laberinto era lo que traía de cabeza al Hombre de Negro, que pensaba que aquel rompecabezas estaba ahí para él y llevaba años tratando de resolverlo, aunque la realidad es que se trataba de una prueba para los anfitriones que les llevaba al autoconocimiento. Además, descubriríamos que este personaje era, en otra línea temporal, William, ese tipo bonachón que se enamora de Dolores en el parque. Su cuñado Logan Delos le rompería la ilusión al destrozar a Dolores para que viese que no era más que un robot y no alguien a quien amar de verdad, generando en él una enorme herida emocional.

Jeffrey Wright interpreta a Bernard en ‘Westworld’. (Fuente: HBO)

Por otra parte teníamos a Bernard, la mano derecha de Ford, que llegaba a darse cuenta de que él mismo era un androide que había sido construido a imagen y semejanza de Arnold (de hecho, “Bernard Lowe” es un anagrama de “Arnold Weber”). Y luego estaba Maeve, quien vivía atrapada en una narrativa, pero tenía flashes de otra anterior en la que había tenido una hija, a la que intentará encontrar. Aunque finalmente descubre que son robots, se mantiene fiel a ese vínculo de amor y, en lugar de abandonar el parque, decide buscarla.

Así, toda la trama de la primera temporada, representada con ese icono del laberinto, está orientada a que los tres personajes principales -Dolores, Maeve, Bernard- descubran que realmente son robots y se planteen su existencia, a lo que cada uno reaccionará de un modo distinto.

Temporada 2, ‘La puerta’: ¿Robots contra humanos?

Al descubrir que la existencia de los anfitriones estaba diseñada para sufrir una y otra vez simplemente como divertimento de los humanos que visitan el parque, Dolores decide que unos y otros no pueden convivir en este mundo y que va a acabar con todos, formando para ello un ejército. Y, además, tiene otro objetivo: La Forja, un lugar donde se guardan réplicas de las mentes de todos los visitantes que han pasado por el parque. Ella quiere acabar con todo pero, por el contrario, Bernard cree que la destrucción de la raza humana no es la solución del problema. Ese es uno de los puntos importantes de la segunda temporada que veremos desarrollar en la tercera, la diferencia de enfoque entre una y otro.

Al descubrir La Forja, también aprendemos que el parque de Westworld no era simplemente un parque de atracciones extravagente, sino que Delos Corporation experimenta para hacer posible la inmortalidad humana, trasladando las conciencias de personas reales a cuerpos artificiales. Esta trama se entronca con la historia de William, a quien vemos realizar una serie de experimentos con James Delos (el padre muerto de Logan), a quien intenta replicar en una sala controlada, pero cuando es entrevistado siempre acaba atorándose y hay que volver a empezar. Finalmente, William parece desistir.

La historia de William también se ve afectada por la llegada al parque de Emily, su hija, a quien él termina matando al confundirla con un robot. Tras este error, parece que asume el vaquero millonario su muerte. Sin embargo, en la escena postcréditos vemos a un robot con el aspecto de William sometido a una prueba similar a la que él hacía con James Delos y es su hija -o mejor dicho, una réplica- quien se la hace en un futuro lejano.

Esta era la famosa puerta. (Fuente: HBO)

Por su parte, Maeve sigue durante toda la temporada buscando a su hija, atravesando el parque Shogun (que no es más que un desvío para tenerla entretenida todos estos episodios) junto a Hector y otros secuaces. Cuando la encuentra por fin en el parque Westworld, la niña no la reconoce porque está en otra narrativa junto a una nueva madre. Aún así, Maeve consigue salvarla haciendo que atraviese La Puerta.

¿Y qué era esto de La Puerta? Pues es el acceso a una especie de nube informática o un cielo para las conciencias de los robots, que abre Dolores. Durante la guerra entre los miembros de seguridad del parque y los guerreros indios de la Nación Fantasma, se abre ese portal y algunos anfitriones pasan allí, entre ellos Akecheta. Quien no logra pasar es Maeve, que acaba muerta, aunque en el tráiler hemos visto que, de algún modo, sigue en la serie.

Por su parte, Dolores escapa del parque de Westworld hacia el mundo real, pero no con el cuerpo en el que siempre la hemos visto (el de Evan Rachel Wood) sino en el de Charlotte Hale (Tessa Thompson), y llevándose consigo las conciencias de varios robots (esa especie de canicas gordas) que no sabemos a quiénes corresponden. La vemos llegar hasta la vieja casa que tenía Arnold, donde se refugiará. Allí tiene una especie de impresora 3D para crear cuerpos de anfitriones, donde replicará el suyo y el de Bernard, además de introducir en el de Charlotte una nueva conciencia.

La temporada 2 de Westworld se basa en qué camino eligen tomar los anfitriones después de conocer lo que son. De un lado tenemos a Dolores, que quiere acabar con los humanos porque cree que nunca le dejarán vivir en paz, y por otro Bernard y Maeve tienen un planteamiento más compasivo y creen que sí puede lograrse el entendimiento. Ese foco de conflicto será clave en los nuevos episodios. Como muestra, el tráiler de la temporada 3 nos enseña a Dolores y Maeve a punto de combatir.

La temporada 3 de ‘Westworld’ se estrena el 16 de marzo en HBO España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir