Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

Lo que ‘Vis a vis’ enseñó a ‘La casa de papel’

Ambas series comparten muchos elementos fundamentales en su ADN

Maggie Civantos y Alba Flores, en ‘Vis a vis’. (Fuente: Atresmedia)

El anuncio del final de La casa de papel en su quinta temporada ha llevado a que sus fans empiecen a buscar ya posibles sustitutas que les ayuden a pasar el “mono”, también durante las esperas hasta que lleguen los nuevos episodios. Series con un componente de thriller y de acción hay unas cuantas en Netflix, pero es probable que ninguna sea tan apropiada para los seguidores de la banda del Profesor que Vis a vis, la ficción carcelaria que Álex Pina y compañía crearon justo antes de La casa de papel.

En la app TV Time, en la que los usuarios marcan las series que están viendo y que elabora periódicamente listas de lo más popular entre ellos, tanto Vis a vis como su continuación final, Vis a vis: El Oasis, entran en el top 10 de ficciones al alza, es decir, aquellas en las que los visionados han aumentando sensiblemente con respecto a la semana anterior. La quinta temporada entró en el catálogo latinoamericano de Netflix hace unos días, por lo que no es extraño que se haya producido este fenómeno.

Tampoco lo es porque Vis a vis no es una desconocida para el público internacional. Su Marea Amarilla en España consiguió que FOX la rescatara tras la cancelación en Antena 3, y es igual de intensa fuera de nuestro país. Pero lo que sí es curioso es ver en paralelo esta serie y La casa de papel porque se aprecian unos cuantos elementos de la primera que el equipo creativo trasladó a la segunda, potenciados en la mayoría de los casos.

Zulema siempre supo salir de todos los problemas. (Fuente: Atresmedia)

El más evidente es, por supuesto, que sus personajes estén encerrados en un lugar del que no pueden salir, ya sea porque son presas en una cárcel o porque están llevando a cabo un atraco con rehenes en la Real Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. En ambos casos hay un componente de desafío a la autoridad que en Vis a vis se hace más evidente con la tiránica dirección de la prisión en las dos últimas temporadas. Y aunque es en La casa de papel donde existe siempre un plan maestro y secreto que se va desvelando poco a poco, las estratagemas de Zulema estaban a veces a la altura de lo que podría idear el Profesor.

En realidad, es en el potencial para crear tensión y para desarrollar dinámicas entre personajes más intensas de lo habitual donde ambas series aprovechan mejor su escenario confinado, que también les permite poseer una identidad visual marcada y fácilmente reconocible, y no solo por los monos rojos y los uniformes amarillos de unos y otras. Migue Amoedo, el director de fotografía principal en las dos, ya nos contó a Fuera de Series que “cuando uno diseña una serie, pone en juego todo lo que ha ido probando en las anteriores. Con La casa de papel veníamos de haber hecho Vis a vis, con lo que yo ya había descubierto que una identidad visual fuerte, como la elección de un color y la alineación del resto de la paleta cromática, era super poderosa”.

En Vis a vis también crearon personajes capaces de lo mejor y lo peor y a los que llevan hasta sus límites (todo lo que le ocurre a Maca a lo largo de la serie es para enmarcar de la sucesión de desgracias), y se cuenta la historia jugando con los tiempos de la narración, una táctica que Pina y Esther Martínez-Lobato han depurado más en El embarcadero. Las traiciones entre el grupo de ladrones de La casa de papel y las muertes inesperadas tampoco eran ajenas a las reclusas de Cruz del Sur/Norte.

Tokio en la cuarta temporada de ‘La casa de papel’. (Fuente: Tamara Arranz/Netflix)

Donde se aprecia con más claridad que Vis a vis fue, en parte, un notable campo de entrenamiento para La casa de papel es en las set pieces. En la primera temporada de la serie carcelaria, Zulema organiza un motín para poder acercarse sin problemas a Macarena y presionarla para que su padre acceda a determinadas condiciones que deben situar a la Zahir más cerca de los ansiados nueve millones de euros que se pasa buscando toda la entrega. Para ocultar en lo posible sus intenciones, Zulema logra que por la megafonía de la cárcel suene a todo trapo la Marcha Radetzky. Seguro que más de un fan de La casa de papel encontrará similitudes ahí.

Y esto no es un caso de autoplagio; simplemente, los creadores de Vis a vis probaron en esa ficción unas técnicas que les funcionaron y que luego trasladaron mejoradas a su siguiente creación. La cárcel amarilla les sirvió para dotar a La casa de papel de las características que la han convertido en un fenómeno mundial.

‘Vis a vis’ está completa en Netflix y Movistar+. ‘Vis a vis: El Oasis’ puede verse en Sky y Atresplayer. ‘La casa de papel’ está disponible en Netflix.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir