Quantcast
Lo siento, ‘The Walking Dead’, pero ya estamos hartos de Negan - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

Lo siento, ‘The Walking Dead’, pero ya estamos hartos de Negan

El personaje de Jeffrey Dean Morgan nos ha dado muchas satisfacciones, pero ya es hora de dejarlo atrás

(Fuente: FOX España)

La primera vez que los espectadores de The Walking Dead vimos el bate de béisbol de Negan sentimos un estremecimiento de anticipación. El villano más carismático de los cómics llegaba a las pantallas ,y con él, el temor a una de las escenas más impactantes que hemos visto en pantalla en esa ficción. Nos las prometíamos muy felices mientras el personaje de Jeffrey Dean Morgan entonaba el “Eenie meenie miney mo” (o lo que es lo mismo, el “pito pito gorgorito” de toda la vida). Pero estamos en la décima temporada, ha llovido mucho desde la sexta y nuestra relación con el antiguo dirigente del Santuario es más espinosa.

A él le encanta oírse, a nosotros no tanto

Un discurso de vez en cuando está bien, aporta cierta intensidad, una pizca de épica al momento. Incluso puede servir, si se maneja con inteligencia, para desarrollar al personaje en momentos puntuales. Hasta ahí estamos todos de acuerdo. Pero a Negan parece que lo ha escrito Tarantino en un día con diarrea verbal. Habla, y habla, y habla, pero a la hora de actuar no es tan expeditivo. Quitando su primera aparición en pantalla y el encarcelamiento de Daryl, hemos visto cómo amenazaba a diestro y siniestro, pero que al final esas amenazabas quedaban en quitar los colchones a Rick y compañía. Y en la ficción, como en la vida, obras son amores.

(Fuente: FOX España)

Oportunidades perdidas

Sabemos que esta nueva temporada conoceremos a Lucille, no al bate, a la mujer que le da nombre. La interpreta Hilarie Burton, que resulta que también es la esposa de Jeffrey Dean Morgan en la vida real, que así todo queda en casa y unidad de convivencia. Este capítulo flashback, contando el pasado del hombre que más ha aterrorizado a Rick Grimes tenía todo el sentido del mundo durante la primera o, a más tardar, durante la segunda temporada en la que Negan era el villano principal. Hubiera sido una forma de entender sus motivaciones, de la misma forma que el capítulo en analepsis del Gobernador en su momento de gloria. A estas alturas, algo que hubiera podido ser emocionante nos resulta bastante indiferente.

Arco argumental a la deriva

La llegada de Jeffrey Dean Morgan, no solo los emocionó porque sabíamos que íbamos a ver “esa” escena con Glenn. En los cómics desarrolla una dinámica extremadamente interesante con Carl Grimes de la que durante los episodios siguientes nos fueron dando pinceladas más que prometedoras. Entonces llegó la decisión incomprensible e indefendible de quitar al hijo de Rick de en medio, sin épica, ni gloria, ni sentido. El corazón de la serie, el que debía ser el símbolo del futuro, tanto como su hermana lo era de la esperanza, moría tropezón mediante y sin ninguna explicación. Y, con él, se fue el arco futuro de Negan.

Intentaron adaptarlo con Judith Grimes primero, y después con Lydia, pero el resultado no se podría calificar de otra forma que deslavazado. Eso sin contar que ninguna de las dos chicas tienen la presencia y el carisma con el que contaba ya a estas alturas Carl Grimes (algo, por cierto, extensible a todos los nuevos personajes, que solo remarcan la ausencia del grupo original).

(Fuente: FOX España)

Redención cuestionable

No hay nada que guste más en las series del otro lado del charco que una buena redención de lo irredimible: villanos que acaban siendo hermanitas de la caridad, dioses de la mentira que terminan como hermanos incomprendidos, vampiros que luchando por conseguir un alma… Las hemos visto de todas las formas y colores, bien hechas y no tanto. No es de extrañar, por tanto, que Negan haya seguido el mismo camino.

Se ha infiltrado entre los Susurradores para acabar con su líder y, de paso, ganarse cierta simpatía de Carol y el perdón de Aaron (que, como es un pan bendito, era solo cuestión de tiempo). Y a estas alturas, a base de colaborar en todo lo que puede, ha conseguido que incluso Daryl no le lance miradas torvas cada vez que puede. ¿Han forzado muchísimo la máquina teniendo en cuenta las muertes que lleva a sus espaldas Negan? Sí, pero lo compramos porque en The Walking Dead nadie es un santo y cosas peores hemos visto. El problema está en cómo van a gestionar con Maggie esta redención pensada únicamente para alargar la presencia de este personaje en la serie.

(Fuente: FOX España)

Ella no solo perdió a un amigo, Negan mató al padre de su hijo y ya se ha establecido narrativamente que, entre las muchas virtudes de Maggie, no está la capacidad de perdón. Al menos no dirigida hacia aquellos que dañan a su familia. Y no solo eso: durante todos los esfuerzos del personaje de Jeffrey Dean Morgan para ganarse la confianza del grupo, ella ha estado fuera. Nos resulta muy difícil imaginar cómo van a poder compaginar la presencia de ambos en el mismo bando sin caer en un deux ex machina espectacular, a todo correr y, probablemente mal gestionado.

Jeffrey Dean Morgan es puro carisma y entendemos que sea difícil para la serie desprenderse de él, pero alargar innecesariamente su presencia solo juega a la contra de una serie que no se puede permitir a estas alturas mantener lastres argumentales. Por mucho estilo que tengan.

‘The Walking Dead’ se emite los lunes en FOX España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir