Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

‘Perry Mason’ destapa por fin todas sus cartas en el capítulo 5

La serie de HBO ha ido de menos a más desde su estreno

Juliet Rylance, como Della Street. (Fuente: HBO

Perry Mason tarda un poco en desplegar el tapiz de lo que quiere contar realmente bajo ese mediático juicio de secuestro y homicidio de un bebé, pero empieza a hacerlo en este quinto capítulo. El suicidio de E.B., que hasta ahora era el tenue enlace de Perry con algo parecido a mantenerse a flote, es como si el vapor en una olla a presión hubiera hecho saltar la tapadera; ya no hay ningún “adulto” que supervise las actividades de Mason y Della. Ellos deben dar un paso adelante y convertirse en esos adultos. Por el camino, tenemos un episodio que podría decirse que es la “historia de origen” del abogado que haría famoso Raymond Burr.

Es necesario que se unan la convicción de Perry, y su indignación ante una situación injusta, con la perspicacia de Della para darle la vuelta a la tortilla y ofrecer un verdadero atisbo de esperanza en el caso Dodson, uno que está juzgándose más en la prensa que en el tribunal. E.B. no era capaz de encontrar la manera de armar una defensa efectiva de Emily porque él formaba parte del mismo establishment empeñado en hundirla a ella para mantener sus tejemanejes en marcha. Se había quedado anticuado y fuera de juego (una de las razones por las que finalmente se quita la vida), pero siempre había estado mucho más cerca de esos Herman Baggerly que amasan conexiones con otros hombres ricos y poderosos y que dejan atrás familias y todo lo que no sea ser más rico y poderoso.

Perry y Della, sin embargo, están más capacitados para defender bien a Emily Dodson porque son los parias de ese establishment: un ex soldado licenciado con deshonor del ejército, que trabaja rebuscando en la basura figurada de esos prohombres, y una mujer que intenta hacer valer su inteligencia y su tesón mientras mantiene en secreto su homosexualidad. Quiénes son los coloca en la misma posición de desventaja y desprecio social que a Emily, de quién se juzga que tuviera un amante como si ese mero hecho hubiera sido la causa de la muerte del pequeño Charlie. A ambos los impulsa la rabia de la injusticia, de esa distinción entre lo que es legal y lo que es el correcto que se menciona varias veces en el episodio.

El desarrollo de la relación entre el futuro abogado y su futura secretaria da impulso a este quinto capítulo en el que todos los elementos de la serie encajan a la perfección. A partir del tercero, cuando empezamos a tener vistazos a la esfera privada de Della y Paul Drake, es el instante en el que, de hecho, Perry Mason va mostrando sus cartas y va adentrándose en esa exploración de lo fundamentalmente hipócrita, sensacionalista y discriminatoria es la sociedad de esa Los Ángeles en la que la Gran Depresión se nota de pasada, pero la notan los de siempre, aquellos a los que la riqueza del naciente Hollywood no siquiera roza.

Que vaya apareciendo ese hilo, el de la unión de los marginados sociales para conseguir que se haga justicia, es lo que da a la serie su característica más definitoria y lo que le permite mostrarse como una ficción con mucha más confianza en sí misma.

‘Perry Mason’ está disponible todos los lunes en HBO España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir