Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

Series con mascarilla: el coronavirus ha llegado a la ficción estadounidense

Las nuevas temporadas de varias producciones se han adaptado a las circunstancias y han incluido el COVID-19 en sus tramas

El elenco principal de ‘Superstore’. (Fuente: NBC)

Seguro que en los últimos meses, mientras tratabas de pasar el confinamiento disfrutando de las mejores series de televisión, has sentido cierta inquietud cuando veías que los protagonistas se saltaban las recomendaciones de seguridad que ha introducido en nuestras vidas el COVID-19. “Ahí hay demasiada gente junta”, “no te líes con ella, que la acabas de conocer y no sabes si está contagiada”, “no te lleves la mano a la boca después de tocar eso” son algunos de los pensamientos que han atravesado nuestra mente hasta que hemos recordado que eran producciones creadas antes de la pandemia, lugares felices en los que la vida era como la recordábamos, normal.

Sin embargo, el paso de los meses y la persistencia del virus ha hecho que los creadores hayan tenido que tomar una importante decisión, seguir manteniendo la máxima televisiva en la que se enmarcan, son ficciones, o adaptarse a las circunstancias e introducir el coronavirus en los guiones. Y, a la vista de los últimos estrenos y las temporadas que están a punto de llegar, la respuesta ha sido unánime.

‘Los Conner’, Covid y clase media

Una de las primeras series en regresar al trabajo fue Los Conner, la continuación de Roseanne sin Roseanne, caracterizada por ser el espejo en el que se miran las clases medias norteamericanas. Y como tal, sus protagonistas se han adaptado a las rutinas, los problemas y los miedos derivados de la pandemia.

En el arranque de la temporada Dan, el personaje que interpreta John Goodman, tiene que despedir a parte de su equipo para llegar a fin de mes, tiene problemas para pagar la hipoteca y su pelo está mucho más largo de lo habitual, porque él tampoco puede ir a la peluquería. Su hija Darlene, junto a su novio Ben, se plantea cerrar la revista que acaba de poner en marcha porque la publicidad ha caído y empieza a trabajar en una empresa clasificando botellas de desinfectante para manos. Jackie, que tiene un restaurante, trata de mantenerlo vivo haciendo entregas a domicilio en bicicleta. Y la novia de Dan, Louise, se ha mudado a la burbuja de los Conner para ayudar a cuidar de la familia. Aunque no es la única que se encarga de esta tarea, ya que el hijo de Darlene se encarga de tomar la temperatura de todo aquel que entra en la casa y de que se laven las manos nada más hacerlo.

Bruce Heldford, showrunner de la producción, explicó que la decisión de adaptarse a las circunstancias se dio porque “sentimos que era una obligación con nuestros espectadores, mostrarles lo que (la pandemia) es para una familia que sabe cómo superar tiempos difíciles”.

Familia, entorno laboral y nueva normalidad

Los Pearson, protagonistas de This is us, también tienen experiencia en superar adversidades, y tal y como se ha podido ver en el tráiler de la nueva temporada, con Kevin luciendo mascarilla, el coronavirus también está presente. “Estamos intentando poner rostro humano a lo que ha sucedido en el último medio año” explicó Dan Fogelman, creador de la producción, para justificar la aparición del COVID-19 en las tramas de la serie. “Nuestras vidas no se han detenido, pero han cambiado bastante” añadió, y por ello las decisiones de los personajes se verán influenciadas por la incertidumbre que marca la pandemia.

En Superstore las mascarillas y el gel hidroalcóholico son imprescindibles, porque sus protagonistas trabajan de cara al público y tienen que protegerse durante toda la jornada de trabajo. O, como podemos ver en el tráiler, lidiar con clientes que se toman la molestia de quitarse la mascarilla para estornudar.

A la hora de escribir los nuevos episodios sus showrunners, Jonathan Green y Gabe Miller, se dieron cuenta de que “queríamos ver cómo nuestros personajes lidiaron con los primeros días de la pandemia: la incertidumbre y la información cambiante, los acaparadores en pánico, ser llamados ‘trabajadores esenciales’ pero realmente no ser tratados como tales”. Ambos reconocen que el COVID-19 será “una parte importante de la temporada” porque “es una oportunidad para destacar a un grupo de personas en primera línea que a menudo son subestimadas”.

Un sentimiento que también comparte Rainbow Johnson, la sufrida madre de familia protagonista de Black-ish. Como médica, trabaja incansablemente en el hospital para salvar vidas y, aunque la producción no la muestra en acción, queda claro en las conversaciones que tiene con sus compañeros de trabajo que están enfrentándose a una situación completamente nueva y están agotados.

Pero el personaje de Tracee Ellis Ross también tendrá que ocuparse de su familia, lidiar con las crisis de su marido, que ahora debe trabajar en casa y teme acercarse a ella o soportar la inconsciencia de su hijo, al que las hormonas le llevan a romper la cuarentena para ver a su novia. Eso cuando no está gritando por la ventana porque ve a alguien abrazándose en la calle y le parece una irresponsabilidad.

“Entré a la sala de guionistas pensando que había tomado la decisión de que no lo haríamos” explicó en una entrevista la showrunner de Anatomía de Grey, Krista Vernoff, aludiendo a la necesidad de los espectadores de escapar de la realidad y reconociendo que le convencieron de que sería una irresponsabilidad no hacerlo.

La longeva producción regresará el 12 de noviembre con un crossover de Estación 19 ambientado seis semanas después de que estalle la crisis global. Sus tramas abordarán cómo la pandemia ha alterado el día a día del Seattle Grace Hospital, situado en la ciudad que fue epicentro de la pandemia de Estados Unidos. El tráiler de la decimoséptima temporada ya ha despertado temores en la audiencia, y hay quien cree que el coronavirus se cobrará una víctima en la serie.

Este mes también regresará The Good Doctor y el doctor Shaun Murphy aportará, según su creador David Shore, “su propia perspectiva de las frustraciones con las que ha estado lidiando el personal médico de todo el mundo”. Pero también sufrirá a nivel personal, ya que su relación con Lea se trasladará al universo digital para evitar posibles contagios.

Con el personal de St. Bonaventure Hospital luciendo una fotografía suya al cuello, para que los pacientes puedan identificarlos detrás de los equipos de protección, la producción también explorará, según Shore, “las experiencias de los pacientes, solos, separados de su familia durante sus días más desesperados.”

Otras producciones médicas como New Amsterdam, The Resident y Chicago Med contarán con la pandemia en sus guiones, una tendencia que también han abrazado, aunque con menor intensidad, producciones ambientadas en comisarías y estaciones de bomberos como Chicago Fire y su derivada policial o 9–1–1 y 9–1–1: Lone Star.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir