Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

‘The Expanse’ será más grande y más política en su temporada 4

Los nuevos episodios llegarán el 13 de diciembre a Amazon, que la rescató de la cancelación en SYFY

Dominique Tipper, en la cuarta temporada de ‘The Expanse’. (Fuente: Amazon)

Ciencia ficción geopolítica con Shakespeare y un poco de drama. Así describe la actriz Shoreh Agdashloo The Expanse, la adaptación de la saga de libros de James S.A. Corey que, después de tres temporadas en SYFY, fue cancelada y terminó rescatada por una Amazon que ha anunciado que la cuarta entrega se estrenará el 13 de diciembre. El rescate llegó, en parte, porque el propio Jeff Bezos, CEO de la compañía, es muy fan de la serie y, teniendo en cuenta cómo había quedado la historia al final de la tercera, ese cliffhanger no podía quedarse sin resolver.

Los fans de The Expanse lo sabían; organizaron una campaña de salvación que incluyó el vuelo de una maqueta de la nave Rocinante en un globo a gran altitud y el pasado fin de semana, cuando la serie celebró su sesión del sabado en la Comic-Con de San Diego, volvieron a dejar claro su amor por la serie y, sobre todo, sus altas expectativas por la nueva temporada. Los actores las comparten. Durante un evento promocional que tuvo lugar en Munich a mediados de junio, Shoreh Agdashloo, Cas Anvar, Stephen Strait, Dominique Tipper y Frankie Adams dejaron claro que tenían tantas ganas de ver los nuevos episodios como sus seguidores, sobre todo porque, como apuntaba Adams, cuando los veían ya terminados siempre quedaban “muy sorprendidos. Siempre sabemos que va a ser increíble, pero tiende a exceder todas mis expectativas”.

The Expanse ya arrancó como una serie muy ambiciosa temáticamente. Su primera temporada mostraba un Sistema Solar interior colonizado por el hombre y manejaba tres historias diferentes: un detective privado en el cinturón de asteroides que investigaba la desaparición de una joven; una diplomática de la ONU en la Tierra que tiene que hacer frente a diferentes intrigas políticas y tensiones con las otras colonias humanas, y la tripulación de una nave minera en la órbita de Saturno que acude a ayudar a otra nave a la que, quizás, debería haber dejado tranquila.

Para cuando se emitió el último episodio de la tercera temporada, se había abierto todo un nuevo mundo de posibilidades con la aparición de unos anillos que daban paso a miles de planetas listos para ser explorados y colonizados. ¿Pero conseguirá la humanidad dejar atrás sus peores características al adentrarse por ese pórtico?

Cas Anvar, Shoreh Agdashloo, Stephen Strait, Dominique Tipper y Frankie Adams, en un evento sobre ‘The Expanse’ en Munich. (Fuente: FDS)

Una temporada 4 más grande

Todos los actores de la serie coinciden en describir la nueva entrega como más grande. Se nota el cambio de SYFY a Amazon más en el tipo de material de partida que en la mudanza a un nuevo hogar, como apunta Cas Anvar: “el libro 4 es muy diferente de los otros tres. Hay un cambio tan grande para nosotros, como actores, porque es un entorno completamente diferente, que si había cambios sutiles porque hay una nueva cadena, habrían pasado desapercibidos porque estamos en un entorno totalmente nuevo, tratando temas que nunca habíamos tratado en años”.

La apertura de ese portal crea algo parecido a una fiebre del oro: muchas personas quieren buscarse la vida en algunos de esos nuevos planetas y hasta hay corporaciones terrestres que quieren explotar los recursos que encuentren allí, un poco al estilo de la Compañía de las Indias Orientales en América. Para Dominique Tipler, confía en que The Expanse sea una moraleja de cómo no hacer exploración espacial, con menos capitalismo y menos lucha de clases. También señala que la serie es un reflejo del mundo en el que vivimos.

“Se refleja de muchas maneras. Primero, que la serie es muy diversa y muestra cómo es el mundo a nuestro alrededor. Es real y acorde con lo que conocemos, y creo que eso es importante. También creo que hace un buen trabajo en retratar las zonas grises; nadie tiene del todo razón, y nadie está del todo equivocado”, explica la actriz, que añade que “todo está abierto a la interpretación, en realidad, de lo que el espectador cree. Aunque sea una serie de ciencia ficción, en su corazón es un drama y te preocupas por la gente, por las personas en ella, y eso tiene prioridad sobre todo lo demás. Que la ciencia sea correcta y que las batallas espaciales molen es genial, pero sólo te interesa algo si te preocupas por los personajes”. “Cuando presentas una historia que tiene puntos importantes que tocar, sociopolíticamente y de otro tipo, es importante mostrarlo de la manera más realista posible no para que te guste todo, sino para que puedas empatizar”, apunta, por su parte Stephen Strait.

Su personaje es, de alguna manera, quien lo empieza todo al responder a esa llamada de socorro que todo el mundo le pide que ignore, y es muy consciente de que esa capacidad de que los personajes se equivoquen es importante para que The Expanse tenga un algo extra: “a menudo, con narrativas centradas en héroes, se les pone en un pedestal y son esta cosa inasible, esta humanidad que a todos nos gustaría tener. No nos interesa mostrar eso, nos interesa mostrar la realidad que de verdad está aquí, en toda su gloriosa complicación”.

La alegoría con la situación política y hasta climática de la Tierra actualmente es algo de lo que todos los actores están muy orgullosos, sobre todo por el potencial que tiene la ficción de hacer pensar a sus espectadores. En palabras de Shoreh Agdashloo, “cuando le decimos a la gente ‘cuidad de vuestro planeta que nos estamos quedando sin oxígeno, nos estamos quedando sin agua, nuestros océanos se están secando’, no nos escuchan. No nos gusta escuchar lecciones. Pero cuando ven Gru, mi villano favorito y hay alguien vendiendo oxígeno en latas se dan cuenta de que, oh, oh, algo está mal. Cuando ven The Expanse y ven cómo está viviendo la gente, lo frío que se ha vuelto el planeta, las luchas internas, se dan cuenta de que debemos ayudarnos unos a otros”.

La nueva temporada, con todos esos nuevos mundos a un relativo tiro de piedra del Sistema Solar, va a continuar tocando esos temas utilizando los elementos de ciencia ficción como un caballo de Troya. El “planetarismo”, por ejemplo, va a ser el racismo de ese universo, y la apertura del anillo va a generar consecuencias políticas y sociales al plantear si sigue siendo necesario terraformar Marte, si se da carta blanca a todos los parados de la Tierra para que busquen nuevas oportunidades más allá del pórtico, etc.

Strait explica que en ese aspecto es donde está lo verdaderamente interesante de la serie, y lo que le ha granjeado un seguimiento tan intenso: “el modo en el que yo he visto siempre The Expanse, como fan de los libros antes de que se adaptaran, y yo no soy un gran lector de ciencia ficción, no es un género que me interesara en el pasado, pero lo que me gusta mucho de los libros y, por tanto, me gusta mucho de la serie, es que parece más una historia de época, sólo que transcurre en el futuro, que una serie de ciencia ficción. La tecnología está muy bien, y creo que buena parte de la ciencia ficción gasta mucha energía enfatizando esa parte, pero para nosotros existe al fondo, es secundaria. Es la estructura que acuna una historia humana”.

Foto promocional de la cuarta temporada de ‘The Expanse’. (Fuente: Amazon Prime Video)

El otro motivo de orgullo para los responsables de la ficción es lo fans que muchos científicos son de la serie. Su showrunner, Naren Shankar, es físico de formación y pone especial cuidado en que la ciencia de The Expanse sea lo más rigurosa posible, hasta inspirándose en cómo aterriza el cohete Blue Origin para diseñar la llegada de los tripulantes de la Rocinante a ese nuevo planeta. Dominique Tipper asegura que ahora, cuando ve alguna otra película o serie ambientada en el espacio, enseguida se da cuenta de si están mostrando, por ejemplo, un comportamiento erróneo de las naves.

La temporada 4 mantendrá el mismo compromiso por el rigor científico aunque su trama sea una evolución a mayor escala de lo que se ha visto ahora. “El material en el cuarto libro es totalmente diferente, es casi como el segundo movimiento en una ópera: son los mismos personajes, es el mismo tono, pero es una parte diferente del viaje”, explica Anvar, que añade: “Las puertas se han abierto, hay 15.000 nuevos sistemas solares por explorar, va a haber una fiebre del oro desde todas partes del Sistema Solar, los belters y los marcianos tienen todos estos planetas a los que ir. ¿Cómo va a afectarnos eso? Todos saben que aterrizamos en un planeta. Nunca hemos estado en un planeta antes. ¿Cómo va a ser eso visualmente? Los creadores se han divertido con la representación visual de esa exploración”.

Dominique Tipper compara ese nuevo aspecto de The Expanse con un western espacial y hace hincapié en ese crecimiento de la ambición: “Todo se expande. Pasan más cosas, hay más interacción entre diferentes entornos que nunca antes habíamos experimentado en la serie, hay nuevos personajes que expanden la escala de la serie y que se integran con todas nuestras líneas argumentales de una manera que no habíamos visto antes. (…) Es más grande en muchos aspectos pero, en otros, consigue mantener la intimidad que la serie siempre ha tenido, cómo se desarrolla la alegoría con la intriga política, y los asuntos sociales”.

Para el reparto de The Expanse, que tenga una segunda vida en Amazon es un regalo por el que están muy agradecidos y que quieren aprovechar, y no sólo porque, en palabras de Anvar, hayan notado un gran cambio en la promoción de la serie (“el equipo de PR de Amazon es como un equipo presidencial de PR”, bromea). Sus peripecias en el espacio exterior están hablando de nuestro mundo y nuestra realidad, más que de naves espaciales dirgiéndose a planetas inexplorados más allá de la puerta de Abadón.

Las tres primeras temporadas de ‘The Expanse’ están disponibles en Amazon Prime Video.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir