Quantcast
Todas las series españolas emitidas en 2020, de la peor a la mejor - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

Todas las series españolas emitidas en 2020, de la peor a la mejor

El gran año de la ficción nacional se salda con más de medio centenar de títulos, bastante morralla y varias series brillantes

‘La unidad’, ‘Veneno’, ‘Alguien tiene que morir’ y ‘Perdida’. (Fuente: Movistar+, Atresmedia, Netflix)

Este ranking se ha hecho viendo, al menos, dos episodios de la temporada emitida en 2020. Se incluyen series de emisión semanal a nivel nacional y producciones originales de plataformas. ‘FOQ: El reencuentro’, aunque emitirá uno de sus episodios este año, queda fuera por cuestión de fechas. Si hay alguna otra omisión, pedimos disculpas.

56. Historias de Alcafrán

La comedia es la gran asignatura pendiente de una Televisión Española que, mientras busca su propia Fleabag, sigue anclada en fórmulas bastante rancias.

55. ‘Lejos de ti’

Telecinco tiene un desastroso historial de coproducciones con Italia y esta comedia romántica con Megan Montaner no rompió esa norma. Ni siquiera el planteamiento, alternando idiomas que luego se corregían en doblaje, tenía sentido.

54. ‘Pequeñas coincidencias’

No esperábamos nada de una nueva temporada de esta comedia que, en fin, es lo que es.

53. ‘Alguien tiene que morir’

Para mi propia sorpresa, la propuesta de Manolo Caro no ha ostentado el título de la peor serie del año, pero bien merece la más sincera de las antirrecomendaciones.

52. ‘Caronte’

Echando la vista atrás, creo que “correcta” fue una forma bastante generosa de definir este drama legal tan carente de carisma.

51. ‘Valeria’

(Fuente: Netflix)

Aunque las hay peores, probablemente a muchos les venga a la mente Valeria cuando piensen en la peor serie española de 2020. Y no les culpo. Por encima de sus clichés manidos, el gran fallo de la serie fue que no supo, siquiera, contentar al público cautivo de las novelas que adaptaba.

50. ‘Mentiras’

Sin apenas repercusión, la propuesta de Atresplayer Premium no era tan fallida en su ejecución sino en no aportar nada nuevo respecto al producto original que adaptaba, ciertamente superior.

49. ‘Relatos con-fin-a-dos’

El confinamiento se saldó con buenos propósitos de ser mejores y un buen puñado de series que trataron de reflejar cómo era, o en este caso cómo había sido, la vida entre cuatro paredes. La de Amazon llegó tarde, muy tarde. Y ese título, de verdad, ¿quién pensó que era buena idea?

48. ‘By Ana Milán’

Lo otro que nos dejó el confinamiento fue el auge de Ana Milán como reina de los directos de Instagram. Sin embargo, la colección de anécdotas entrelazadas en forma de serie tratando de mercantilizar aquel tirón mediático no terminó de cuajar.

47. ‘Madres. Amor y vida’

Apuntando descaradamente hacia la lágrima fácil, Madres. Amor y vida podría haber sido una buena serie si se hubiese sabido adaptar a los tiempos que corren, temática y formalmente. Su problema es que tenía un tufillo a noventera que echaba para atrás.

46. ‘Por H o por B’

Por H o por B es otra de las que más va a sonar en las listas de lo peor del año, pero para mí no es TAN fallida. Sus gags eran muy irregulares, pero al menos se salvaban sus dos actrices principales. Aún así, nadie la echará en falta.

45. ‘Vergüenza’

Intentando elevar a la máxima potencia su fórmula, convirtiendo a Jesús en objeto de vergüenza nacional, una comedia presuntamente moderna como esta tiró de un casposo cierre tránsfobo para hacer burla. Una pena.

44. ‘Vis a vis: El oasis’

(Fuente: FOX España)

“No para, no para, no para”, reza el meme de Mila Ximénez que tanto hemos repetido este año y se lo podríamos adjudicar a Vis a vis. Después de cerrarse la serie, que había tenido altos muy altos aunque también sus bajos, se decidió resucitar la marca para una última temporada-continuación-spin-off-llámalo-equis que no convenció ni a los más fans.

43. ‘Memorias de Idhún’

¿Todavía tenemos pesadillas con el doblaje de esta serie animada? Todavía tenemos pesadillas con el doblaje de esta serie animada. Menos con Michelle Jenner, claro.

42. ‘Virtual Hero’

El Rubius y sus moñecos dijeron adiós en Movistar+ un poquito por la puerta de atrás. El doblaje del protagonista es algo que tampoco vamos a añorar.

41. ‘En casa’

Otra serie confinada, esta fue la que tenía mayores pretensiones autorales. Como pasa en tantas otras antologías, tuvo episodios que “muy bien” y otros que “madre mía”.

40. ‘Alta mar’

Sin llegar a ser autoconsciente, la tercera temporada de Alta mar se ha entregado a tramas del todo culebroneras para salir a flote. Tres temporadas de travesía han sido suficientes.

39. ‘Benidorm’

Intentando recuperar el espíritu de Allí abajo, pero sin el mismo encanto y corazón, Benidorm es una de las grandes ignoradas del año. Y merecería algo más de caso, sí, pero tampoco nos preocupa demasiado.

38. ‘Vivir sin permiso’

(Fuente: Mediaset)

¿Cómo decirlo? A Vivir sin permiso se le fue la perola en su segunda temporada. Lo de tener a Leonor Watling y Patrick Criado fingiendo acento mexicano fue una experiencia rarísima como espectador, pero además de eso, se notaba que la serie estaba cumpliendo el expediente con ganas de llegar al final ideado y pasar a otra cosa.

37. ‘Justo antes de Cristo’

La serie de romanos de Movistar+ se quedó en un “quiero y no puedo” en su primera temporada y a la segunda, que se rodó a la par, le pasó exactamente lo mismo.

36. ‘Diarios de la cuarentena’

Sin ser la monda, a Diarios de la cuarentena hay que reconocerle su capacidad de reacción. Fue la única que llegó cuando tenía sentido sacar una serie confinada, durante el confinamiento, y eso la hace la mejor de ellas.

35. ‘Campamento Albanta’

(Fuente: Atresmedia)

Salida de la factoría Flooxer, aunque luego integrada bajo la plataforma Atresplayer Premium, Campamento Albanta es el vivo ejemplo de las ficciones menores que se mueven entre la originalidad de su propuesta (que bebía mucho de Perdidos) y una factura que rozaba el amateurismo. Lucía Martín Abello llevaba sobre sus hombros el peso de la serie, frente alguna que otra interpretación bastante más chapucera.

34. ‘La valla’

La valla tenía cosas interesantes, si bien le ha pesado como una losa a) llegar a rebufo de otras distopías como El cuento de la criada de las que la inspiración era evidente y b) estrenarse en plena pandemia mundial con un tema que no parecía demasiado oportuno. Lo segundo, claro, no es culpa suya.

33. ‘El Cid’

Vendida como una superproducción, la factura técnica de El Cid dejaba bastante que desear para llegar a tal calificación (esa iluminación, ese cartón piedra…), pero donde más erraba era en encontrar su tono. No deja de ser una serie cumplidora, pero también nos trae flashes de aquel Toledo, cruce de destinos de hace ya unos cuantos años.

32. ‘Las chicas del cable’

La primera serie original de Netflix en España se despidió este año como una de las más longevas de la plataforma. Y lo hizo con todos sus defectos y virtudes, que a nadie pueden pillar ya desprevenido.

31. ‘Drama’

Otra serie de plataforma menor que produjo cierta sorpresa fue Drama, de Playz, que consolidó a la actriz Elisabet Casanovas como uno de los talentos emergentes más a tener en cuenta.

30. ‘El embarcadero’

Aunque solo ha tenido dos temporadas, a El embarcadero le dio tiempo a agotarse antes de su final. No obstante, se mantuvo como un buen entretenimiento trufado de soft-porn.

29. ‘Caminantes’

Otra ficción diferente de este año fue Caminantes, cuyos episodios en su conjunto apenas sumaban el metraje de un largo, y que se definía por su rodaje low cost con teléfonos móviles. Nos dejó una breve pero curiosa propuesta de terror.

28. ‘Los favoritos de Midas’

(Fuente: Netflix)

Miniserie bastante digna y que ha conseguido cierta notoriedad entre el público nacional de la plataforma, fallaba en su propósito de ser esa serie heredera de los grandes thrillers del cine español que copan los Goya. Se quedó a medio gas.

27. ‘La que se avecina’

La que se avecina, ciertamente, podría estar más arriba o más abajo, siempre sólida y a prueba de bombas. Nada que decir que no sepamos ya.

26. ‘Néboa’

Este galician noir de Televisión Española era más interesante en su concepto que en su ejecución. Como miniserie no funcionaba mal, pese a que le sobrasen bastantes minutos y unas cuantas vueltas en círculos.

25. ‘Dime quién soy’

No es la serie que esperábamos, pero está bastante bien. La sombra de El tiempo entre costuras, eso sí, le ha quitado mucha luz.

24. ‘Nasdrovia’

Mucho mejor en su arranque y su final que en el tramo medio, el plato que nos servía Nasdrovia se llegó a repetir un poco. Watling y Silva elevaban una serie que, con otros protagonistas, habría sido bastante más modesta. Molestaba también que solo hubiese un personaje femenino en todo su universo.

23. ‘Inés del alma mía’

En la línea de otros dramas de época, Inés del alma mía cumplía tanto en lo técnico como en lo narrativo, pero tampoco ponía sobre la mesa nada revolucionario. Un buen título para una televisión pública.

22. ‘La línea invisible’

Con un arranque muy mal planteado, La línea invisible ganaba a medida que avanzaba. No obstante, ni siquiera no compartir fecha de emisión con Patria la salvó de las comparaciones; pudo ser mucho mejor, pero no estuvo mal.

21. ‘Escenario 0’

(Fuente: HBO España)

¿Es una serie? ¿es teatro? ¿son peliculitas? ¿es un avión? Da igual, la traslación a HBO España de varias obras de teatro contemporáneo fue un acierto. Por supuesto, algunas estuvieron más acertadas que otras; yo disfruté mucho Juicio a una zorra mientras que, confieso, Hermanas me pareció un ladrillo. Espero que hagan una segunda temporada.

20. ‘Desaparecidos’

Con una fórmula clásica de serie procedimental, Desaparecidos crecía considerablemente con el paso de los episodios; no solo porque la trama horizontal ganaba minutos, sino también porque los personajes dejaban de estar acartonados y ganaban naturalidad.

19. ‘El pueblo’

Siento que El pueblo está mucho menos valorada de lo que merece (e incluso me pregunto si este puesto no sigue siendo bajo) porque realmente funciona como un tiro. Amazon debería encargar diez temporadas de ella.

18. ‘Vamos Juan’

Con Vota Juan me pasa una cosa y es que me parece muy buena serie, en cuanto a propuesta e interpretaciones, pero no me río con ella tanto como para colarla, por ejemplo, en mi top 10.

17. ‘Señoras del (h)AMPA’

La locura cañí de Señoras del (h)AMPA es una de las tapadas de las series españolas del año, a pesar de que su segunda temporada haya subido la apuesta. Pocas series tienen ese póquer de reinas como protagonistas.

16. ‘HIT’

En una época en la que las ficciones adolescentes crecen como setas, incluso en nuestro país, HIT ha conseguido dar con un ángulo nuevo atractivo y que encaja muy bien con la tele pública.

15. ‘El ministerio del tiempo’

(Fuente: TVE)

Sin ser su mejor temporada, pero con un final que bien podría ser un digno cierre para la ficción, El ministerio del tiempo volvió tras una larga ausencia con unas aventuras divertidas y más de un momento, como el de Lorca, para el recuerdo.

14. ‘Cuéntame cómo pasó’

Poner el foco en el conflicto de la pareja principal fue un acierto de Cuéntame cómo pasó en la temporada pasada y le siguió dando buenos réditos en esta. ¿Puedo confesar que disfruto cuanto más se hunde Antonio y cuanto más avanza sin él Mercedes?

13. ‘La casa de papel’

Siempre entretenida y juguetona, la cuarta entrega de La casa de papel levantó bastantes críticas sobre si había sido una temporada de relleno. Y entiendo esas críticas, ojo, pero insisto en lo de siempre entretenida y juguetona. Me vale con eso.

12. ‘El último show’

¿Quién iba a decirnos que Marianico el Corto iba a ser nuestro BoJack Horseman maño de carne y hueso? Una apuesta pequeña que sorprendió con más corazón que carcajada y que consiguió dar el salto a una plataforma nacional tras el paso por las autonómicas.

11. ‘Perdida’

(Fuente: Atresmedia)

Y ahora sí, la gran subestimada de este 2020. Dejando de lado mi mitomanía personal por Ana María Orozco, Perdida sobresalió como un thriller compacto y diferente, de buena factura técnica e interpretaciones, que invitaba al maratón. No es de extrañar que, tras un paso muy modesto por la televisión lineal, haya ido colándose en los rankings de Netflix por todo el mundo. Bien merece esa segunda vida.

10. ‘El desorden que dejas’

Reconozco sus fallos, pero me quedo con sus virtudes. Porque aunque El desorden que dejas sea más mamarracha de lo que a primera vista parece, no deja de ser una ficción enormemente entretenida que no da tregua al espectador, apoyada en una sugerente atmósfera y buenas interpretaciones. Adicción, como pocas.

9. ‘#Luimelia’

Quizás relegada por su condición de “serie de nicho LGTB”, #Luimelia merece mucho más crédito del que tiene más allá de su fandom más devoto. Porque no es solo una serie que ha hecho del fanservice virtud, sino un ejercicio constante de imaginación y juego con los formatos y las narrativas.

8. ‘Antidisturbios’

(Fuente: Movistar+)

Parte del tridente de octubre, Antidisturbios es la que menos emoción me transmitió de las tres, si bien sé ver todo lo bueno que tiene y no me opongo a todos los aplausos y reconocimientos que ha tenido y tendrá. Quizás se ha quedado tan lejos del podio porque hubo otra serie de polis este año que me gustó más.

7. ‘La Unidad’

Siendo una propuesta bastante más clásica que Antidisturbios, para mí la experiencia de visionado de La Unidad me resultó más estimulante. Con un buen abanico de personajes y una trama ágil, este fue el thiller español del año.

6. ‘SKAM España’

Dos temporadas emitió SKAM España dentro de este 2020, una centrada en Nora (y con algo también para Viri) y otra sobre Amira. Y es la primera de las dos, con su exploración de las relaciones tóxicas entre los jóvenes, la que ha elevado a la serie hasta esta posición.

5. ‘30 monedas’

(Fuente: HBO España)

La fiesta sobrenatural que Álex de la Iglesia ha montado en Pedraza bien merece un brindis entre los fans del género fantástico. Se nota el oficio, se notan las referencias, pero sobre todo se notan las ganas de que lo pasemos bien juntos.

4. ‘Élite’

(Fuente: Netflix)

“¿Élite la cuarta?”, dirán muchos al llegar a este punto. Y sí, Élite la cuarta. Aunque no me olvidó de que la tercera temporada vivió un poco de las rentas y que la llegada de los dos nuevos alumnos fue totalmente fallida, pocas series, españolas o internacionales, tienen la capacidad de enganche y diversión de esta. De hecho, mi vara de medir ha sido esta; si otra serie la había disfrutado más y si otra serie era objetivamente mejor, postureos de lado. Gloria para Élite, ¡pendejos!

3. ‘Patria’

(Fuente: HBO España)

Medalla de bronce para Patria por conseguir tan bien algo que no era fácil. Un conflicto duro y una novela que estaba en la mente de tantos lectores se han llevado a la pantalla con el mejor resultado posible tanto en dirección como interpretación. Soberbias Elena Irureta y Ane Gabarain, pero también Loreto Mauleón y Susana Abaitua.

2. ‘Mira lo que has hecho’

(Fuente: Movistar+)

Dejándonos con el corazón destrozado sin más desventuras del ficticio Berto y su esposa Sandra, Mira lo que has hecho se despidió con seis nuevos episodios en los que sus guionistas supieron encajar las piezas de lo que mejor había funcionado en las etapas anteriores y añadir una capa de riesgo.

1. ‘Veneno’

(Fuente: Atresmedia)

Y el puesto de honor es, como no podía ser de otra forma, para Veneno. No solo se coloca ahí por su relevancia en cuanto a temática social o por descubrir a un maravilloso grupo de actrices trans, también por la calidad del relato, que ha sabido jugar con el drama y la comedia y experimentar con distintas formas de narración a lo largo de sus ocho episodios, así como añadir numerosas capas de lectura. La serie de los Javis bien podría competir con los títulos más relevantes del año de canales extranjeros como FX o HBO. No en vano, está conquistando América en HBO Max y convirtiendo a nuestra Cristinica en un icono mundial.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir