Quantcast
Sorpresas, ausencias (y auténticas vergüenzas) entre los nominados de los Globos de Oro 2021 - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

Sorpresas, ausencias (y auténticas vergüenzas) entre los nominados de los Globos de Oro 2021

La Asociación de la Prensa Extranjera ha vuelto a hacer de las suyas, desprestigiando sus propios premios

(Fuente: HBO España)

Fiel a su cita anual, la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood ha dado a conocer los nominados a la 78º edición de los Globos de Oro, que se entregarán el próximo 28 de febrero. Y aunque, como todos sabemos, en el mundo del cine y las series de televisión todo es cuestión de gustos, a la vista de los nominados, parece que los críticos este año se han esforzado especialmente en el arte de cabrear a los aficionados del entretenimiento audiovisual.

Es innegable que 2020 fue un año especialmente difícil para la industria y había menos producciones entre las que escoger. Aún así, los miembros de la asociación han obviado producciones que se merecían, por lo menos, estar nominadas a lo que se supone que reconocen, lo mejor del año. Esta es la lista de agravios que hace que (para mí) el único aliciente de la ceremonia sean sus presentadoras, Amy Poehler y Tina Fey.

La ausencia que desprestigia

(Fuente: HBO)

Cualquier escriba hace un borrón y a cualquier crítico se le escapa una buena serie, y más en estos tiempos de abundancia. Pero cuando te dedicas a esto, y encima perteneces a una asociación que se vanagloria de reunir a lo más florido de Hollywood en el cine y la televisión, hay que ser muy retorcido para ignorar por completo la serie que hace poco más de un mes estaba en los puestos más altos de lo mejor de 2020. Estoy hablando de Podría Destruirte, la serie creada, dirigida y protagonizada por Michaela Coel que no ha conseguido ni una mísera nominación y ha pasado a encabezar la lista de producciones más ignoradas de la historia de la pequeña pantalla.

Podría destruirte no es una serie fácil ni está hecha para todos los estómagos. Tiene la valentía de plantear una historia en la que un momento traumático es el motor narrativo de una protagonista inestable, con una personalidad tan arrolladora como particular y que en muchas ocasiones puede resultar incómoda. No es una producción popular aunque su gran acogida es innegable. Y por todo esto que los críticos hayan decidido ignorarla de una manera tan flagrante no hace más que reconocer que la asociación da premios, pero no se preocupa por reconocer lo mejor del año, algo que solo sirve para desprestigiar sus propios galardones.

Hay una broma en las nominaciones

(Fuente: Netflix)

Tengo que reconocer que cuando Sarah Jessica Parker ha arrancado su veloz lectura de nominaciones no he pasado de la primera. Y no porque el sonido que llegaba desde el salón de la actriz fuese lamentable, que también, si no porque alguien había pensado que era buena idea abrir la lista con Emily in Paris. Esa serie de Netflix con un vestuario espectacular, y poco más, que si no estuviésemos en medio de una pandemia probablemente habría provocado que Macron llamase a consultas al embajador de Estados Unidos en Francia, ante la ofensiva actitud de la serie con el país en el que se ambienta.

Esta sorprendente y, por qué no decirlo, vergonzosa inclusión, que viene acompañada por la nominación de Lily Collins, ha hecho que se queden fuera producciones que sí han conseguido colar a su protagonista, como Ramy, que fue nominada el año pasado, comedias como Dead To Me, o producciones que, simplemente, no deben sintonizar en sus casas. Porque Lo que hacemos en las sombras, la comedia más original y sorprendente que en 2020 nos regaló algunos de los mejores momentos televisivos del año (y tal vez del siglo), no ha recibido nunca una nominación de los miembros de la asociación. Para hacérselo mirar.

Otras ausencias inexplicables

(Fuente: Movistar+)

La lista de producciones que se echan de menos podría ser tan larga como la de visionados de cada espectador. Pero hay omisiones demasiado llamativas como para dejarlas pasar y que incluso dibujan un patrón en las votaciones de los críticos. Por ejemplo, no les gusta la ciencia ficción, ni la nueva, con Devs, ni la que ya lleva unos años entre nosotros y anteriormente si ha conseguido rascar alguna nominación, como Westworld. Y como críticos que son, supongo, se consideran demasiado elevados como para admitir que una serie de superhéroes como The Boys bien merecía un reconocimiento, aunque solo fuese por ser una de las series que mejor refleja la actualidad desde el humor negro y la acción.

En el apartado de intérpretes también hay omisiones que claman al cielo, pero además de las que vienen a continuación quiero detenerme en una que no por habitual deja de ser flagrante. Me refiero a la ausencia de Rhea Seehorn, compañera de reparto de Bob Odenkirk en Better Call Saul, que temporada tras temporada tiene que ver cómo su compañero se lleva merecidas nominaciones mientras nadie se acuerda de ella. Podríamos pensar que en ediciones previas era comprensible, que tampoco, pero este año con la importancia y el recorrido que ha tenido su personaje es simplemente insultante. Tanto que si yo fuese ella empezaría a preguntarme si en las copias de la serie que reciben los votantes ella es “la mujer invisible” y Goodman simplemente habla solo en las escenas que comparten.

Globos tan blancos

(Fuente: HBO España)

En 2015, April Reign creó el hastag #OscarsSoWhite y, desde entonces, la Academia de cine ha mejorado, ligeramente, sus nominaciones y premios en lo que a diversidad racial se refiere. Pero parece que el mensaje no les llegó a los miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood porque en el año que más diversidad hemos encontrado en la televisión solo tres de los cuarenta nominados en las categorías de interpretación no son blancos. Tres, de los cuales dos están en la categoría de mejor actor de comedia (Don Cheadle y Ramy Yousef) y el tercero como actor de reparto (John Boyega).

Si la diversidad no es una razón para reconocer el trabajo de nadie, vayamos a los nombres que han restado posibilidades a que los Globos fuesen menos blancos. Jurnee Smollett, de Territorio Lovecraft (la serie sí está nominada), se ha quedado fuera de las nominadas a mejor actriz dramática mientras que cada vez parece más evidente que Jodie Comer se ha sacado abono para la ceremonia. The Flight Attendant (de la que no soy fan, como ya quedó claro aquí) añade mucha más blancura a la lista de nominaciones y se queda fuera Issa Rae, que sí fue nominada por su trabajo interpretativo con las dos primeras temporadas de Insecure. Si me apuras, hasta Yo Nunca habría sido una digna competidora en la categoría de comedia y habría añadido nuevas nominaciones a la cartera de Netflix, que parece que es algo que a la asociación le gusta.

La prensa extranjera ama a Ryan

(Fuente: Netflix)

Resulta paradójico que siendo cada vez es más evidente que el matrimonio de Ryan Murphy con Netflix no ha sido beneficioso para su creatividad, el showrunner se ha convertido en “el niño de mis ojos” de la asociación. Y lo es de tal manera que incluso la web de los premios ha dejado de contar la cantidad de veces que Murphy ha optado a un galardón. En los últimos siete años otras tantas producciones suyas han conseguido más de una veintena de nominaciones, de las que solo consiguieron cuatro premios.

La “Murphy presencia” les ha debido de saber a poco y en esta edición en la que los nominados permanecerán en sus casas tal vez alguien ha pensado que ahorrarían mucho dinero si conectaba con una misma persona muchas veces en vez de con varias. Y así el prolífico creador está en los premios de cine, con The Prom (con dos nominaciones), y de televisión, con Ratched (3) y Hollywood (1), aunque esta última no está relacionada directamente con él y es para Jim Parsons como mejor actor de reparto. Parece que los críticos han asumido que ser uno de los creadores más importantes de la industria en la actualidad tiene que tener reflejo en su ceremonia. Es una pena que a la buena de Shonda eso no le pase.

Ocupando un sitio

(Fuente: HBO)

Con el punto anterior y el de las “otras ausencias inexplicables” creo que ha quedado claro que hay bastantes producciones que podrían ocupar el lugar de Ratched, de la que ni los más aficionados a la serie podrían esperar que rascase nominaciones en ninguna ceremonia. Pero la ficción protagonizada por Sarah Paulson no es la única que está ocupando un sitio porque a alguien le parece que su creador, su cadena o sus caras más visibles quedan bien en la lista de nominados.

Esa es la única razón que podría explicar la presencia en la lista de The Undoing, que puede ser muchas cosas pero no puede estar entre las mejores de un género tan abundante como es el de las miniseries. Entre otras razones porque le quita el sitio a producciones como El pájaro carpintero, que por lo menos ha logrado colar a Hawke, o a intérpretes como Hugh Jackman, que estaba estupendo en Bad Education y tendrá que ver desde su Australia natal como su tocayo Grant le ha robado una nominación que se merecía sobradamente.

Perdone señor, ¿qué hace usted aquí?

(Fuente: Amazon Prime)

Cuando he visto a Al Pacino nominado como mejor actor dramático me ha parecido tan sorprendente que, poniendo en duda (otra vez) las capacidades de los miembros de la asociación, he ido a mirar cuando se estrenó Hunters. Y como la vida nos ha descolocado el calendario vital, he confirmado que, en mi cabeza, desde febrero de 2020 había pasado mucho más tiempo que un año. Así que, con las fechas en regla, he asumido que con el reconocido intérprete la asociación cubría la cuota de veteranía y lustre que otros años han aportado El Método Kominsky, The Wizard Of Lies o Behind the Candelabra, entre otras.

Mi pega viene porque mientras le das su minuto de gloria a la producción caza-nazis, y su rostro más reconocible, le restas protagonismo a uno de los mejores personajes que podemos encontrar en el género dramático hoy en día, Patriota. Un tipo megalomaníaco, narcisista y sádico que, gracias al trabajo de Antony Starr, ha hecho que encontremos en The Boys la viva imagen del mal desde la encarnación del héroe al que todo el mundo ama. Pero ya lo sabemos, a la Asociación de la Prensa Extranjera no le gustan los superhéroes.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir